MENÚ
lunes 14 octubre 2019
00:34
Actualizado

El chiringuito de Pedrerol: ¿Qué pintaba Bale?

Zidane no puede cortar la progresión de futbolistas como Asensio por su empeño en poner al galés fuera de forma, y en un clásico no se pueden hacer regalos.

  • Bale se lesionó por cuarta vez esta temporada. Tuvo que retirarse antes del descanso.
    Bale se lesionó por cuarta vez esta temporada. Tuvo que retirarse antes del descanso.

Tiempo de lectura 4 min.

24 de abril de 2017. 11:28h

Comentada
Josep Pedrerol Madrid. 24/4/2017

¿Qué pintaba Bale en el campo, Zidane? ¿Qué méritos había hecho el galés para jugar el Clásico? Todos nos llevamos una sorpresa cuando una hora antes del partido le vimos en la alineación titular. Sólo había entrenado tres días y se encontraba muy lejos del cien por cien. Estos partidos los tienen que jugar siempre los mejores... pero siempre que estén al máximo.

Otros lo merecían más

En un Madrid-Barça no caben los regalos, y menos cuando está la Liga en juego. Tienen que estar sobre el césped los que se lo han ganado en los entrenamientos. Los que han hecho méritos en el campo. Los que han eliminado al Bayern de Múnich en la Champions. Los que están sacando adelante los partidos en Liga.

Asensio va para estrella

Asensio se había ganado a pulso ser titular. No dejemos que Bale rompa su espectacular progresión. El balear la está rompiendo. Va a ser una estrella. Y Zidane tiene que empezar a tratarle como tal. Ayer mismo lo demostró cuando salió al campo en frío y fue desde el primer minuto de los mejores del Madrid.

Demasiadas lesiones

Los problemas físicos de Bale empiezan a ser un asunto muy serio. Un auténtico dolor de cabeza para Zidane y para el propio futbolista, que necesita recuperarse con tranquilidad, sin presión, sin prisas. Tiene que recuperar el tono físico. Ayer sólo aguantó 38 minutos sobre el campo. Son ya cuatro lesiones esta temporada. Demasiadas. Que descanse. Que se prepare bien. Que no fuerce más. Es la peor opción para él y para el Madrid. No hay motivos para arriesgar tanto y perderle para la Champions. Y se entiende menos aún con el banquillo lleno de superclases que tiene Zidane a su disposición. Un banquillo de lujo.

Lucas, en la grada

También es difícil encontrarle explicación a la titularidad de Bale tan lejos de su mejor forma teniendo a Isco, Asensio, James, o Kovacic entre los suplentes. Y a Lucas en la grada. El gallego también merecía ayer mucho más. Podía haber ayudado.

Empeño inexplicable

Zidane ha demostrado muchas veces que no se casa con nadie. Que no tiene hipotecas en el vestuario. Que juegan los que se lo merecen. Que nadie le impone la alineación. Que sienta al que le da la gana. Es el técnico del Madrid que más ha mandado al banquillo a Cristiano. Ha sido capaz hasta de hacer suplentísimo a James, que costó 80 millones, y ha decidido que hay que venderle sin que le tiemble el pulso. Por eso extraña tanto ese empeño del francés en poner a Bale esté como esté. James también estaba mejor.

Messi ganó el Clásico

El Madrid no perdió por Bale, es cierto. Perdió por Ter Stegen, por su mala gestión de los últimos minutos, por fallar ocasiones y por ese genio llamado Messi, que se reivindicó en el Bernabéu tras seis Clásicos sin marcar. Ayer, lo ganó él. Pero con la lesión de Bale, Zidane mandó un mensaje peligroso al vestuario, desperdició un cambio y ya veremos si ha perdido al galés por unos cuántos partidos o por lo que queda de temporada. Rectifica, Zizou. Dijiste una vez que la BBC era intocable si los tres están bien. Cumple tu palabra. En el Madrid deben jugar los que mejor están. Y más contra el Barça.

Últimas noticias