España rompió el muro de Cech

Buen debut de la Selección en la Eurocopa, apoyada en un recital de pases de Iniesta. Hubo juego e ideas y el reflejo fue el premio del gol. De Gea, clave, selló su titularidad

Buen debut de la Selección en la Eurocopa, apoyada en un recital de pases de Iniesta. Hubo juego e ideas y el reflejo fue el premio del gol. De Gea, clave, selló su titularidad

Excelente propuesta

Todos mirando a la portería. De Gea, titular. A partir de ahí, normalidad. Comenzó el buen juego, pero poco a poco se moría en la corona dael área. Poca pegada. Mucha posesión de balón y enfrente un muro y una telaraña para la que no había respuesta. A ellos les bastó con acumular gente (trinchera), cortar los ritmos y aliarse con el reloj, que junto a Cech fueron los mejores checos. La sorpresa, nuestra banda derecha, sencilla, veloz, determinante. Abanica Silva hacia dentro, crea el espacio, Juanfran percute. Además, Cesc otorga superioridad desde atrás y en apoyo. Tendencia excesiva a elaborar por el pasillo izquierdo. Nolito, estático y caracolero, provocó que Alba se ahogara. Andrés repetía pases estériles. La luz, Morata, una máquina de crear espacios. Faltó el gol. Los inocentes checos sólo amenazan a balón parado.

Acoso, derribo y ¡premio!

Comienza el operativo «derribar el muro checo». Un bombardeo. A los 5’, tres ocasiones. Falta acierto, ¿tendremos paciencia? La clave, las modificaciones del míster. Cesc se recoloca junto a Morata como falso 9. La amplitud, en versión laterales. En el 50’, primera aparición de Alba. ¿Por qué? Nolito no estorba, se posiciona en el medio y deja el pasillo abierto. En la derecha, igual, Juanfran, un martillo pilón. Diez minutos en los que un frío sudor corrió por todos los que veíamos el partido. En el 55’, De Gea, reacción y calma. Llega el susto, despeja Cesc. Sólo un espejismo. Se recupera el balón, llegan los cambios acertadísimos. Festival sin premio. Hay juego e ideas, se insiste. El reflejo, el gol. Balón parado, segunda jugada, los centrales se quedan arriba. Andrés puede pensar, centro medido y Piqué saca el «Periscope». Justicia. Parada-partido, De Gea sella su titularidad.