MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
12:54
Actualizado
  • 1

Un trámite con mucha magia

  • Un trámite con mucha magia

Tiempo de lectura 2 min.

16 de abril de 2018. 03:29h

Comentada
16/4/2018

La clase de Isco le bastó al Madrid para ganar al Málaga. El Barça pasa la resaca europea ante el Valencia y Torres se da un homenaje.

Málaga-Real Madrid

Cumplió a la espera de lo importante

Cambios, descansos y rotaciones en el once titular de ZZ. De salida, dispuestos a sorprender. Ritmo, intensidad y amplitud. Argumentos suficientes para poner cerco a los malacitanos. Benzema se ofrece, las ocasiones se suceden. Llega el golazo de Isco y la relajación. Uff, qué sustos al filo del descanso. ¿Verdad Keylor? En el segundo acto marca Casemiro y todo se termina. Sólo hay que dejar pasar el tiempo. El Málaga, resignado.

Un trámite con mucha magia

Atlético-Levante

De aniversario y fiesta del «niño»

El Levante sale contestón. El Atlético tiene un atasco monumental en la zona ancha, pero una acción individual da luz a tanto disparate. Correa es el autor. Balsámico. Los tímidos sustos a Oblak, inocentes. Segundo acto. Pronto llega la sentencia. Centro desde la banda y Griezmann finaliza la jugada. Golazo del francés. Sin posibilidad de reacción, un trámite para los rojiblancos. La noticia, el «Niño» Torres, que marcó y es recibido entre ovaciones del respetable.

Un trámite con mucha magia

Barcelona-Valencia

Campeón de récord

Resaca Champions, dudas. Rakitic, «out». El equipo arranca con ritmo e intensidad. El «press» del rival amenaza, pero la banda izquierda es un taladro. Alba e Iniesta siembran el desconcierto. Coutinho asiste para el golazo de Suárez. Los valencianistas no aceptan el regalo de Ter Stegen. Segundo acto abierto. El gol tempranero da alas al Barça y el Valencia no aprovechó ni el resbalón de Umtiti. El penalti maquilló el resultado, pero sólo fue una anécdota.

Un trámite con mucha magia

Test de Champions

Sobresalientes sus registros. Táctica: 4-4-2. Condición física: intensa. “Press”: alto. Su pasillo izquierdo, un martillo pilón (la doble G) con Gayá y Guedes. Llegó a asustar. Los regalos lo penalizaron en su intento de obtener mejor resultado. Tuvo plan B y reaccionó al golpe inicial. El segundo gol fue letal, se hundió. Desaparecido muchos minutos. El penalti premió su propuesta valiente, pero no fue suficiente.

Últimas noticias