Ciclismo

Jakobsen gana en La Manga entre las reivindicaciones del Mar Menor

El neerlandés empata a victorias con Philipsen en un día en el que se dejaron oír las protestas por el desastre ecológico de la laguna

La Vuelta se cruzó con las protestas por la situación del Mar Menor
La Vuelta se cruzó con las protestas por la situación del Mar MenorEdu Botella Europa Press

Fabio Jakobsen se impuso en la meta de La Manga del Mar Menor. El neerlandés recupera la rutina de la victoria, algo que había perdido después de la durísima caída que sufrió el año pasado en la Vuelta a Polonia. «Es muy especial estar de nuevo en el podio. No me sentía tan bien esta mañana porque la etapa del Balcón de Alicante fue muy dura y lo acusé. El equipo tenía fe en mi e hizo un trabajo perfecto en los últimos, estoy feliz de rematar esa confianza. Me lanzaron a alta velocidad, y aunque los perdí un poco, llegué a la recta en una buena posición. Lancé mi esprint a 200 metros del final, y fui el más rápido», explicaba después de su victoria. «Estoy extremadamente feliz y agradecido de estar aquí. Me gustaría agradecer nuevamente el apoyo del equipo», añadía el ganador.

Jakobsen aceleró en los últimos metros, ajeno a la rivalidad con Philipsen, con el que empata ahora a dos victorias y al que arrebata, al menos de momento, el maillot verde de los puntos. Ajeno, también al calor y a todo lo demás. Porque la Vuelta, en ocasiones, se convierte en terreno para la reivindicación local. «Sanidad rural», decía una pancarta en la salida de Caleruega en la segunda etapa de la carrera. Se trataba de visibilizar el drama de la España que está fuera de las grandes ciudades, que en muchos casos está peor atendida sanitariamente y más inaccesible por cualquier medio de transporte que no sea el privado que hace 30 años.

Otras pancartas, como la que se mostraba al paso de la localidad soriana de Caltojar cercana a la salida de Burgo de Osma en la cuarta etapa, bromeaban con la tendencia de algunos ciclistas a caerse. «Landa, cuidado con los ciervos», le decían.

Pero las reivindicaciones en La Manga del Mar Menor eran más serias. Varios grupos de personas intentaban alertar del drama que suponen los vertidos químicos, procedentes en muchos casos de los regadíos, para el Mar Menor. Son ya seis los días consecutivos en que el mar aparece lleno de cadáveres de peces fallecidos por «sobredosis». Un drama que no es nuevo, pero que continúa sin solución y que de vez en cuando reaparece para contar la tragedia en toneladas de peces muertos.

Los peces mueren asfixiados por la falta de oxígeno a consecuencia de los nitratos que arrastran las aguas procedentes de los cultivos intensivos de Cartagena. Algo que ya sucedió en 2019 y que llevó al Ayuntamiento de Cartagena a cerrar ocho playas para proceder a su limpieza. Se estima que en los últimos años se ha perdido, además, el 85 por ciento de la vegetación marina de la zona.

Un grupo de señoras vestidas de negro y con paraguas en las que se podía la reivindicación SOS alertaban antes de la llegada a la meta de los riesgos que corre el ecosistema del Mar Menor. Los letreros se veían a lo largo de toda la avenida que llevaba hacia la pancarta de meta. «El Mar Menor no se calla», era el grito de los vecinos.

También había pintadas en el suelo, aunque empleados de la limpieza de la corporación local se dedicaron a borrarlos antes de la llegada de la carrera para que no se apreciaran en la retransmisión televisiva. Pero las protestas fueron visibles al paso de la carrera.

Los ciclistas se preocupaban de otras cosas, especialmente de no deshidratarse por la acción del calor y de la humedad. «Está bien refrescarse», decía Egan Bernal, más pendiente de la subida a Velefique el domingo que del esprint en La Manga. «A ver cómo están las piernas, pero espero no perder mucho tiempo en la general», dice el colombiano, sin querer asumir su condición de favorito para la carrera.

Ese terreno se lo deja a Primoz Roglic, que deja pasar los días sin hacer grandes esfuerzos, pero sin confiarse demasiado ante la fortaleza de sus rivales. «La diferencia nunca es suficientemente grande y mañana intentaremos dar lo mejor tanto yo como los que me rodean», dice el líder, que no se fía de que sus rivales vayan a esperar hasta el último puerto para lanzar sus ataques. «Ya vimos el día del Balcón de Alicante que atacaron en el primer puerto», reconoce. Pero Roglic no se inmutó tampoco en las poderosas rampas de ese puerto con la vista puesta en sus rivales y las piernas preparadas para responder a los ataques.

No le importa si el más peligroso será el Ineos o el Movistar. «El rival más incómodo será el que más fuerte se encuentre», dice. Y eso es, de momento, lo que piensan sus rivales. Por algo es el ganador de las dos últimas ediciones de la Vuelta.

Clasificaciones

General (Maillot Carrefour) Primoz Roglic (Jumbo Visma)

Puntos (Maillot Skoda) Fabio Jakobsen (DeCeuninck)

Montaña (Maillot Loterías y apuestas del Estado) Pavel Sivakov (Ineos)

Joven (Maillot Fenié Energía) Egan Bernal (Ineos)

Equipos (Premio Correos) Movistar Team