Ciclismo

Roglic arriesga y se juega la Vuelta en una caída

Storer gana su segunda etapa y el esloveno cede el maillot rojo al noruego Eikin

Michael Storer celebra su triunfo en Rincón de la Victoria
Michael Storer celebra su triunfo en Rincón de la VictoriaManuel BruqueEFE

Primoz Roglic quería soltar el maillot rojo y ganar la Vuelta en la misma etapa. Una contradicción aparente, pero un plan perfecto para los próximos días de carrera: liberar a su equipo de la responsabilidad de proteger el liderato en cada momento y distanciar a sus rivales. El plan cobró sentido y vida con su ataque en la subida al alto de Almáchar. Quedaban aún 17 kilómetros para la llegada en Rincón de la Victoria, los escapados estaban suficientemente lejos como para asegurarse que no mantendría el maillot rojo y sus rivales no respondieron a su ataque. Arriesgó en la subida y aún más en la bajada. Todo era perfecto hasta que sufrió una caída cuando trazaba una curva y se le fue la rueda de atrás.

No sufrió daños el esloveno, que se deslizó brevemente por el asfalto, y se levantó sin problemas para retomar el camino. Sólo tenía que volver a colocar la cadena en su sitio para continuar hacia delante. Pero la ventaja se fue con él al suelo y no tardaron mucho sus rivales en atraparlo.

Roglic ha aprendido de su experiencia pasada, del Tour que perdió en 2020 en la última contrarreloj, y no quiere sorpresas. Quiere aprovechar sus fuerzas ahora que sabe que las tiene para llegar más cómodo a las últimas etapas.

Sus rivales fueron más prudentes. «Sabíamos que podía pasar en la bajada y por eso hemos ido rápido pero tranquilos, sin arriesgar nada», explicaba Enric Mas después de la etapa. «Ha habido emoción, pero también mucho peligro. Bajando yo iba cuadradísimo y con cuidado», añadía.

Enric llegó en el mismo grupo que su compañero Miguel Ángel López y charlando con Roglic. «Me ha dicho que estaba bien», afirmaba. El esloveno no tenía lesiones apreciables, terminó sin problemas y con la mitad de los objetivos cumplidos.

Su maniobra consiguió despistar a los dos jefes del Ineos, Egan Bernal y Adam Yates, que llegaron con 37 segundos de retraso. Ahora la distancia en la general es de 2:29 con el colombiano, que parecía su gran rival al comienzo de la carrera, y de 2:44 con el británico. Sólo Enric Mas resiste con una diferencia por debajo del minuto y, detrás de él, su compañero Supermán López y Jack Haig, que ha asumido el liderato del Bahrain.

Además, el maillot rojo descansa ahora sobre las espaldas de Odd Christian Eiking, un noruego del equipo Intermarché que se mostró sorprendido por su propio éxito. «No he salido esta mañana con el objetivo de vestir la camiseta roja y estoy muy contento», dice. Eiking apenas ha conseguido tres victorias en su carrera profesional, la última hace dos años en la Arctic Race y éste es su mayor logro como profesional.

Su equipo, el Intermarché, ha conseguido ya vestir de amarillo a dos de sus corredores. El primero fue Taaramae, que además se llevó la etapa en el Picón Blanco. Ahora el premio es para Eiking.

El noruego y sus compañeros ya han conseguido su objetivo en esta Vuelta. Como Michael Storer, el ganador de ayer, que ya se había impuesto en el Balcón de Alicante. Es su segunda victoria y su carrera sale reforzada después de sus exhibiciones en las subidas. Fue en el ascenso a Almáchar donde se marchó. Sabía que ahí estaba su oportunidad. Storer ya ganó en el Tour de l’Ain, pero la Vuelta está haciendo de él un ciclista nuevo. «Me ha cambiado la vida», admite el ciclista australiano.

Clasificaciones

General (Maillot Carrefour) Odd Christian Eiking (Intermarché)

Puntos (Maillot Skoda) Fabio Jakobsen (DeCeuninck)

Montaña (Maillot Loterías y apuestas del Estado) Damiano Caruso (Bahrain)

Joven (Maillot Fenié Energía) Egan Bernal (Ineos)

Equipos (Premio Correos) Ineos Grenadiers