Ciclismo

El plan de reforestación de Luis Ángel Maté para Sierra Bermeja

El ciclista del Euskaltel plantará un árbol por cada kilómetro que corra escapado en la Vuelta para recuperar la zona calcinada por los incendios del año pasado

Luis Ángel Maté, en una de sus escapadas en esta edición de la Vuelta a España
Luis Ángel Maté, en una de sus escapadas en esta edición de la Vuelta a España FOTO: Javier Lizon EFE

Sierra Bermeja es el territorio de entrenamiento de Luis Ángel Maté desde hace años y el ciclista marbellí se ha propuesto contribuir a la recuperación de la zona después de los incendios sufridos durante el verano del año pasado. El incendio afectó a una superficie superior a la que se había quemado en la zona durante los cincuenta años anteriores. Los efectos pueden verse en el municipio de Estepona, donde las llamas rozaron algunas zonas de viviendas y en la subida a Peñas Blancas, donde acababa la etapa en la jornada del jueves.

Maté se ha propuesto recuperar la zona y antes del comienzo de la Vuelta anunció su plan de reforestación. Plantará 100 árboles y uno más por cada kilómetro escapado según la iniciativa que presentó junto al alcalde de Estepona, José María García Urbano a comienzos del pasado mes de agosto.

«El incendio de Sierra Bermeja del pasado año fue una de las mayores catástrofes ecológicas que ha tenido nuestra provincia, por lo que debemos seguir concienciando a la gente de la importancia que tiene cuidar de nuestro entorno», aseguraba Maté cuando anunció el proyecto. La iniciativa demuestra «su sensibilidad y compromiso con Sierra Bermeja», según el alcalde de Estepona.

La idea de Maté no tardó en recibir el respaldo del patrón de su equipo, la Fundación Euskadi, y de la organización de la Vuelta, que se comprometieron a igualar el número de árboles que plante Maté. De esta manera los árboles donados por el ciclista marbellí se multiplicarán por tres.

La etapa 12, que acababa en Peñas Blancas era el día perfecto para que Maté se metiera en una fuga y sumara árboles a la reforestación de Sierra Bermeja. Pero el corredor de Euskaltel no pudo meterse en una fuga, muy amplia y de mucho nivel, de la que salió el ganador de la etapa, Richard Carapaz. No pudo sumar ningún árbol a la causa, pero ya lleva 420 en la cuenta.

«Este pelotón no me deja plantar árboles», se quejaba Maté en su cuenta de Twitter hace unos días. Se refería a la dificultad para meterse en una fuga.

En Twitter, precisamente, es donde mejor se pueden seguir las cuentas de los árboles que plantará Maté después de la Vuelta. La «cuentaqueteavisacuantosarbolesplantamaté» @arbolesmate actualiza diariamente los kilómetros en fuga que ha hecho cada día el «Lince» y cuántos árboles plantará con su iniciativa.

Maté, que ya ha cumplido los 38 años, seguirá luchando por meterse en las fugas y por seguir sumando árboles para recuperar la zona por la que lleva entrenándose cada día desde que comenzó a montar en bicicleta.