MENÚ
jueves 20 junio 2019
04:02
Actualizado

Coquelin y Parejo dan la vuelta al gol de Ideye (1-2)

  • El centrocampista del Valencia CF Daniel Parejo (i) intenta robarle el balón al centrocampista del Málaga Manuel Iturra
    El centrocampista del Valencia CF Daniel Parejo (i) intenta robarle el balón al centrocampista del Málaga Manuel Iturra
Málaga.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de febrero de 2018. 23:11h

Comentada
Málaga. 17/2/2018

El Valencia volteó en un abrir y cerrar de ojos el gol de Ideye y logró una meritoria victoria ante un Málaga que fue mejor muchos minutos pero que se olvidó de defender y camina de forma irremediable hacia el descenso.

Cinco minutos, cinco, fueron suficientes para que el Valencia se llevara tres puntos de oro de La Rosaleda sin merecerlos. Cinco minutos que condenan a un Málaga muy mejorado pero al que no le sale nada y al que la suerte ya le ha abandonado. Sí, porque hasta cuando de verdad lo merecen los malaguistas no ganan. Son ya más de dos meses sin obtener los tres puntos y las piernas, y sobre todo la cabeza, ya comienzan a pesar. De inicio, José González planteó un choque intenso, de mucha presión, cercando a Parejo para que no pudiera generar su juego habitual en el centro del campo valencianista. Mucha tensión, nervios y menos ocasiones. El choque navegaba con cierta intensidad pero sin acierto por ninguna parte y sin llegar las ocasiones a ninguna portería. Vamos, Roberto y Neto eran meros espectadores. Las cosas comenzaron a cambiar mediada la primera mitad, cuando Ideye fue capaz de rematar con su pierna derecha un córner botado por Recio. El gol malaguista -el primero en La Rosaleda desde el 19 de noviembre- dio alas a los locales, que siguieron atacando y buscando el segundo hasta el descanso pero con más corazón que cabeza. Mientras, tanto, el Valencia parecía deambular por el campo sin entender cómo el colista le estaba desnudando.

El paso paro los vestuarios animó a los de Marcelino, que comenzaron a tener más control de balón y a acercarse por los aledaños de Roberto pero sin hacerle trabajar. El Málaga, un poco más retrasado, se limitaba a contener para buscar una contra que nunca iba a llegar. El técnico visitante se la jugó a falta de media hora dando entrada a sus otrora puntas titulares -Zaza y Rodrigo- por unos ineficaces Vietto, desaparecido toda la noche, y Santi Mina. Entonces comenzaron a llegar algunas dudas al Málaga, que coincidió con el inicio del clínic futbolístico de Guedes. El portugués, él solito, se echó a la espalda a su equipo y comenzó a sembrar el pánico entre los malaguistas moviéndose por todas las zonas del campo. De izquierda a derecha, por el centro, por cualquier zona, siempre aparecía el siete valenciano para llevar el balón pegado y crear peligro. Él solito generó varias ocasiones de gol que no tuvieron buen final y él solito sacó la tarjeta amarilla a Iturra cuando ya se iba a introducir en el área con el balón controlado. Los cambios, obviamente, habían despertado al Valencia aunque el verdadero ejecutor fue Guedes. Aunque todo pudo cambiar cuando Ignasi Miquel remató a la red una jugada malaguista. Pudo ser el segundo gol local, el de la tranquilidad, pero el colegiado -muy protestado- lo anuló señalando una falta previa muy rigurosa.

Restaban sólo once minutos y el Málaga seguía ganando, defendiendo, pero sin pasar verdaderos apuros porque el Valencia llegaba con dificultades y no realizaba remates limpios. Hasta que, como el Málaga, igualó el choque tras un saque de esquina. Parejo lanzó y Coquelin, adelantándose a la defensa en el primer palo, peinó con la cabeza para batir a Roberto. El gol fue un verdadero jarro de agua fría para el Málaga. Pero esto no fue lo peor. Cinco minutos después, aún conmocionado, el conjunto local recibió el estoque definitivo. Guedes realizó un pase espectacular entre la defensa que recogió Rodrigo, quien al encarar a Roberto fue sujetado por Ignasi Miquel, que le derribó. Penalti claro, expulsión del defensa local y gol de Parejo. Castigo tremendo para el Málaga, que pudo igualar en el último instante con un remate de cabeza del meta Roberto, que se había sumado al ataque, pero que Salió fuera rozando un poste.

Victoria del Valencia, inmerecida, en un flojo partido. Pero la suerte también juega y no está con el Málaga. En uno de los mejores choques de la campaña volvieron a perder de la forma más dura posible. Así es imposible. El descenso casi es ya una realidad.

1 - Málaga: Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Diego González; Lestienne (Keko, min. 67), Iturra, Recio (Lacen, min. 73), Chory Castro (Rolan, min. 82); Ideye y En-Nesyri.

2 - Valencia: Neto; Vezo, G. Paulista, Murillo, Gayá; Soler (Ferrán, min. 79), Parejo, Coquelin, Guedes; Vietto (Zaza, min. 61) y Santi Mina (Rodrigo, min. 61).

Goles: 1-0, min. 27: Ideye. 1-1, min. 79: Coquelin. 1-2, min. 84: Parejo (p).

Árbitro: Trujillo Suárez, C. Tinerfeño. Mostró tarjetas amarillas a Iturra y Chory Castro del Málaga y a Murillo, Coquelin, Parejo y Carlos Soler del Valencia. Expusó por roja directa al malagueño Ignasi Miquel en el minuto 83.

Incidencias: Buena entrada en La Rosaleda, 21.134 espectadores

Últimas noticias