MENÚ
martes 20 noviembre 2018
12:23
Actualizado
  • 1

Cuando lo que pasa en la pista es lo de menos

Alonso afronta este fin de semana las 6 horas de Silverstone con Toyota. Pero también habló de sus motivos para dejar la F-1 en 2019

  • Alonso, junto al ingeniero Alfonso Calabia, responsable de control de sistemas
    Alonso, junto al ingeniero Alfonso Calabia, responsable de control de sistemas

Tiempo de lectura 2 min.

18 de agosto de 2018. 01:53h

Comentada
Fran Castro 18/8/2018

ETIQUETAS

Este fin de semana Alonso sonríe más de lo habitual. No compite en la F-1, pero lo hace en la tercera cita del mundial de resistencia 18/19, en las 6 horas de Silverstone, una categoría que le apasiona y donde, además, corre con el mejor equipo, con Toyota, la marca con la que logró el pasado mes de junio el triunfo en las 24 horas de Le Mans junto a sus compañeros Kazuki Nakajima y Sebastian Buemi.

Sin embargo, lejos de olvidarse de la F-1, en Inglaterra se produjo su primera aparición pública desde que anunciara el pasado 14 de agosto que dejará la F-1 a finales de temporada. Y explicó claramente sus motivos: «He disfrutado durante 17 o 18 años de la Fórmula 1, en la que he logrado mucho más de lo que me hubiera imaginado cuando empecé, en 2001. Y digamos que la acción en pista, ahora mismo, no es la misma con la que soñaba cuando empecé en F-1 o cuando estaba en otras series. La F1 no me ofrece los retos que tengo en la cabeza para el año que viene. Estoy feliz por la decisión y a la espera del futuro», decía Alonso. «No es una cuestión de estar frustrado por la falta de (buenos) resultados, porque gané dos Mundiales y empecé en F-1 hace 18. Eso querría decir que estuve frustrado durante los 16 años que no lo gané. No es el caso. Paro porque creo que la acción en pista es, en mi opinión bastante pobre. Ahora se habla más de cosas que nada tienen que ver con lo que pasa en la pista. Se habla más de declaraciones, de polémicas, de mensajes en radio... y si se habla tanto de estas cosas, eso es mala señal».

«Como piloto uno sueña con ganar carreras míticas como esta icónica prueba de las 24 Horas de Le Mans. Por eso me uní a este proyecto y a la ‘súper-temporada’, para poder tener dos intentos de ganarla. Haberla ganado en el primer intento es algo muy especial. Ha sido una victoria muy especial en mi vida», indicó el asturiano. «Las semanas después de la carrera asimilas lo mucho que significa haber ganado las 24 Horas de Le Mans, también piensas en las cosas que pudieron haber pasado», señaló. Sobre su futuro, ayer se confirmó que el próximo mes de septiembre realizará un test con el equipo de la IndyCar Andretti-Autosport, el mismo con el que compitió en la edición 2017 de las 500 Millas de Indianápolis. La «F-1 americana» es su siguiente reto, pero todavía se desconoce si hará la temporada completa o se centrará en las carreras que se disputan en trazados ovales (el campeonato combina los dos tipos de circuitos) para intensificar su preparación y lograr su objetivo: la triple corona (Mónaco, Le Mans e Indianápolis). «Quiero disfrutar de la vida. Llevo 18 años corriendo y quiero estar con mi familia, con mi gente. Quiero seguir compitiendo, pero también tener algo de tiempo libre. Veremos si vuelvo a la F1».

Últimas noticias