Rusia, al borde de la exclusión de los Juegos

El Gobierno ruso promovió un sistema de dopaje en Sochi con el claro objetivo de encabezar el medallero. El caso provoca una grave crisis a falta de 20 días para Río

Las bandera rusa y olímpica ondean durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, en febrero de 2014.
Las bandera rusa y olímpica ondean durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, en febrero de 2014.

El Gobierno ruso promovió un sistema de dopaje en Sochi con el claro objetivo de encabezar el medallero. El caso provoca una grave crisis a falta de 20 días para Río

Rusia se quedó ayer lunes al borde de la exclusión de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras ser acusada de protagonizar uno de los mayores escándalos de dopaje de Estado de la historia del deporte. Según el informe divulgado por el abogado canadiense Richard McLaren por encargo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el Estado ruso promovió un sistema de dopaje en Sochi con el claro objetivo de encabezar el medallero por delante de Estados Unidos.

Ese sistema «permitía convertir un resultado positivo en negativo (de un análisis antidopaje)» bajo la supervisión del ministerio de Deportes de Rusia y el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), dijo McLaren en una comparecencia de prensa en Toronto.

El informe explica que el laboratorio antidopaje de Moscú encubrió a los atletas rusos que consumían sustancias prohibidas a través de un sistema organizado por el Estado que el documento califica de «Metodología para la Desaparición de Positivos».

Según McLaren, el ministerio de Deportes «dirigía, controlaba y supervisaba» la manipulación de los resultados de los análisis o el reemplazo de las muestras que daban positivo por otras negativas con la participación directa de los servicios secretos.

«El sistema fue implantado después de los Juegos Olímpicos (de Invierno) de 2010 (Vancouver) y operó hasta 2014», apuntó. El abogado dijo que las pruebas positivas «en todas las disciplinas deportivas» eran entregadas al viceministro de Deportes, Yuri Nagornij, que «decidía quién se beneficiaba del encubrimiento y quién no sería protegido», dependiendo de sus resultados.

McLaren subrayó que la investigación ha corroborado todas estas conclusiones «más allá de toda duda», lo que equipararía a Rusia con la vilipendiada RDA.

Además, comentó que el antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Ródchenkov, que denunció el sistema estatal de dopaje en mayo pasado en una entrevista con el diario «New York Times», ha sido una fuente de información fiable.

Según esas acusaciones, decenas de atletas, incluidos al menos 15 medallistas, fueron dopados por las propias autoridades del país anfitrión durante los Juegos de Sochi, donde los funcionarios rusos sustituían durante la noche los botellines de orina. Tras quedar en sexta posición en los Juegos de Vancouver, los atletas rusos lograron en Sochi la friolera de 33 medallas, trece de ellas de oro.

McLaren no se limitó a los Juegos de Invierno, sino que también denunció que ese sistema de encubrimiento funcionó en 2013 durante los mundiales de atletismo celebrados en Moscú, los mundiales de natación y la Universiada disputada en Kazán. Eso sí, exculpó al Comité Olímpico Ruso, cuyo presidente, Alexándr Zhúkov, denunció ayer «intentos de crear una coalición internacional de deportistas y organizaciones que abogan por vetar a los deportistas rusos de los Juegos Olímpicos».

En todo caso, McLaren negó que su función sea recomendar que a los deportistas rusos se les prohíba competir en los Juegos, como exigen algunos países occidentales. «Mi tarea era conducir una investigación y no dar recomendaciones. Al respecto, yo no he dado ninguna recomendación», subrayó.

Por deportes, el mayor número de controles positivos que desaparecieron en ese periodo –desde los Juegos de Londres (2012) al mundial de Natación en 2015– fueron: 139 en atletismo; 28 en lucha; 27 en piragüismo y 26 en ciclismo.

A falta de 20 días para el inicio de los Juegos de Río, el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, calificó el contenido del informe de «ataque sin precedentes a los principios de los Juegos Olímpicos y del deporte». «El COI piensa adoptar sin dilaciones las sanciones más severas contra aquellos deportistas y organizaciones implicadas en el escándalo», aseveró Bach, que aboga por una limpieza total en Río, donde los deportistas serán sometidos a exhaustivos controles.

Rusia, considerada junto a la URSS una de las mayores potencias deportivas de la historia, logró 79 medallas en los pasados Juegos de Londres 2012, lo que le otorgó el cuarto puesto en el medallero, por lo que su ausencia repercutiría en muchas disciplinas en Río. Efe

Putin: «Vuelve la amenaza de los boicots»

El presidente ruso, Vladímir Putin, denunció la politización del deporte y alertó sobre el retorno a la época de los boicots de los Juegos Olímpicos (Moscú 80 y Los Ángeles 84) tras la publicación de un informe que acusa a Rusia de dopaje de Estado. «El movimiento olímpico, que juega un gran papel unificador para la humanidad, se encuentra de nuevo al borde de la división», afirmó Putin en un comunicado publicado ayer por el Kremlin.