MENÚ
martes 23 julio 2019
20:36
Actualizado

El Clásico: El paso adelante de Luis Suárez

Sin Messi, los goles del uruguayo son más necesarios que nunca. Este año suma más asistencias que tantos.

  • El Clásico: El paso adelante de Luis Suárez

Tiempo de lectura 2 min.

27 de octubre de 2018. 01:53h

Comentada
Domingo García Madrid. 27/10/2018

Luis Suárez lleva dos partidos en los que hace un buen trabajo, su trabajo siempre está ahí. Ha dado un paso que necesitábamos», decía Valverde después del partido contra el Inter. Era el primero sin Messi, una prueba para el uruguayo y para sus compañeros. Y Suárez respondió. No marcó, porque últimamente le cuesta más encontrarse con el gol, pero fue uno de los mejores junto a Jordi Alba.

Suárez necesita ganar peso en el equipo y lo está haciendo en los últimos encuentros, como dice su entrenador. Marcó contra el Sevilla y dio un pase de gol. Y es que este año se le dan mejor las asistencias que los remates. Ha dado seis tantos a sus compañeros, pero él sólo ha marcado cuatro. Es su peor temporada hasta el momento ante la portería. Necesita 275 minutos para marcar un gol. Hasta ahora, su peor curso en acierto rematador había sido el pasado. Marcó 31 goles en 51 partidos. Necesitó 143 minutos para marcar.

La muestra de su falta de acierto ante el gol es el tiempo que lleva sin celebrar uno en la Liga de Campeones. Esta temporada todavía no se ha estrenado en los tres encuentros que ha disputado el Barcelona y el pasado ejercicio lo terminó sin goles en Europa. El último llegó el 8 de marzo de 2017 en la remontada (6-1) contra el PSG.

El descenso en su número de goles lo ha cubierto Messi en los últimos tiempos, pero ahora es el uruguayo el que tiene que dar el paso adelante. Es lo que esperan Valverde y sus compañeros. El técnico insiste en que es el equipo el que tiene que cubrir la ausencia de Messi, porque nadie puede llenar su hueco. Pero alguien tiene que marcar los goles y ésa es la responsabilidad de Suárez. Es el único superviviente en este momento de la delantera en la que arrasaba al lado de Neymar y Messi. El brasileño huyó al PSG y Leo tiene el brazo en cabestrillo.

Es imposible no depender del mejor jugador del mundo. Además, la importancia de Leo en el equipo ha ido creciendo a medida que se marchaban los clásicos que lo acompañaban en los años de esplendor. Primero fue Xavi el que se marchó y él se adaptó para convertirse en el mejor pasador sin dejar de ser rematador. Este año es Iniesta el que se ha ido y la respuesta de Messi ha sido marcar 12 goles en 12 partidos. Ha llegado el momento de comprobar si son los goles del argentino los que suplen los que no marca el uruguayo, o Suárez ha dejado de marcar porque ya está Leo para hacerlo y ahora, sin él, subirá sus cifras.

Últimas noticias