MENÚ
jueves 20 junio 2019
13:51
Actualizado

El doble fracaso de Cristiano

Dejó al Madrid herido para hacer cosas grandes en Europa con la Juventus, pero el Ajax ha dejado a todos fuera de la Champions más lejos de la final que nunca

  • Cristiano Ronaldo se lamenta después de una ocasión fallada
    Cristiano Ronaldo se lamenta después de una ocasión fallada /

    Antonio Calanni / AP

Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de abril de 2019. 17:13h

Comentada
Domingo García.  Madrid. 16/4/2019

"Me ficharon para esto", dijo Cristiano Ronaldo, orgulloso, después de marcar los tres goles que eliminaron al Atlético de la Champions. "Esto" era hacer cosas grandes en Europa, conseguir que la Juventus diera el paso adelante que necesitaba para ser campeona de Europa por primera vez en el siglo XXI. Su último título lo consiguió en 1996, precisamente contra el Ajax que lo ha dejado fuera de la máxima competición continental. Entonces, como ahora, acabó perdiendo el favorito.

Cristiano dejó al Madrid herido. Había ganado cuatro de las últimas cinco Champions, pero eso no era suficiente para un hombre que sólo cuenta sus títulos y no los de su equipo. El Madrid se quedó sin su goleador, sin el hombre que consiguió unos números más grandes que los de Di Stéfano. Pero el portugués no era consciente de que en el divorcio perdían los dos.

¿Quién hizo grande a quién? ¿El Madrid a Cristiano o Cristiano al Madrid? El Ajax pareció dar la razón al futbolista, pero sólo era cuestión de tiempo que él también echara de menos todo lo que dejó en Madrid, que es mucho más que los millones que tuvo que pagar a Hacienda por defraudar durante años. La naturaleza de los héroes modernos es frágil. Tienen la desventaja de que su vida se retransmite en directo, nada que ver con los héroes clásicos cuyas hazañas se transmitían por tradición oral y la leyenda se mezclaba con la historia. Homero nunca escribió una línea, pero la vida de Cristiano se puede seguir casi en tiempo real a través de los medios y las redes sociales.

Y su derrota ha terminado siendo igual de dolorosa que la del Real Madrid, atravesados los dos por los goles del mismo enemigo, el Ajax. Un equipo con nombre de héroe mitológico, pero su leyenda es la del fútbol que se transmite de padres a hijos, de abuelos a nietos, como si la memoria futbolística se conservara en el ADN.

Cristiano sigue siendo el máximo goleador histórico de la Liga de Campeones, el hombre que marca en los momentos decisivos. Pero eso no es suficiente. Ha metido los cinco goles de la Juventus en las eliminatorias, los tres al Atlético y los dos al Ajax, uno en Amsterdam y otro en Turín, pero está eliminado de la Champions en cuartos de final, algo que no le sucedía desde la temporada 2009/2010, la primera en el Real Madrid. Entonces, el equipo que entrenaba Pellegrini cayó en octavos ante el Olympique de Lyon. "Solo no puedes, con amigos sí", era uno de los mensajes que transmitía "La Bola de Cristal" a los niños de los 80 un sábado detrás de otro. Pero Ronaldo nunca conoció a la Bruja Avería ni a los Electroduendes. Nunca entendió que la historia del Madrid lo hacía todavía más grande. El Madrid no ha tardado en entender que sin Cristiano es más pequeño, o al menos no tan poderoso.

"Ronaldo nos ha dado mucho esta temporada, especialmente en la Liga de Campeones", admitía Massimilliano Allegri, el entrenador de la Juventus, tras el partido. Pero no le ha dado todo lo que necesitaba.

Últimas noticias