MENÚ
martes 12 noviembre 2019
04:04
Actualizado

El Madrid conquista el Metropolitano (1-3)

Casemiro, Sergio Ramos y Bale marcaron los goles para decidir un derbi con mucho protagonismo del VAR. Griezmann consiguió el gol del Atlético

  • Casemiro marca de chilena el primer gol del partido / SUSANA VERA / REUTERS
    Casemiro marca de chilena el primer gol del partido / SUSANA VERA / REUTERS

Tiempo de lectura 2 min.

09 de febrero de 2019. 19:36h

Comentada
Domingo García Madrid. 9/2/2019

Al Metropolitano ya no le quedaban ganas de pitar después del gol de Bale. El galés aprovechó el espacio libre en el contraataque para enseñar a Modric el camino por el que le debía enviar el balón. Después, en el cara a cara con Oblak, eligió el lugar por donde quería decidir el partido. Era la muestra de que el Madrid va encajando las piezas a medida que avanza la temporada. Cada uno encuentra su sitio y el del galés, de momento, es aprovechar los minutos que le sobran a Vinicius. El Madrid descansa sobre las carreras de ese chaval de 18 años que revuelve al rival con su velocidad. De él podrían decir los defensas lo que algunos decían de Ronaldo el brasileño: «Es tan rápido que ni siquiera le puedes hacer falta». Pero le cazan también y eso le sirve a su equipo a veces para ganar partidos. Como sucedió con la entrada de Giménez, que comenzó fuera del área y terminó con el brasileño tendido dentro. Penalti en diferido con la ayuda del VAR que Sergio Ramos convirtió en gool sin necesidad de acordarse de Panenka. No es Oblak el portero más apropiado para jugar en un lanzamiento desde los once metros.Ése fue el gol que cambió el sentido del partido. A falta de un equipo que dominara eran los goles los que iban marcando la tendencia. Y el Atlético no tuvo demasiadas respuestas después del penalti. Y las que tuvo las despejaron entre Courtois y el VAR. Al belga no le impresionó el recibimiento de los que fueron sus aficionados. Sacó una buena mano para despejar un lanzamiento de Giménez. El vídeo se encargó de robar a Morata la alegría de su primer gol con la camiseta rojiblanco. Domó la pelota que caía con fuerza de un pase lejano y la levantó por encima de Courtois, pero el videoarbitraje vio un fuera de juego imposible de apreciar en el estadio. Su celebración se quedó a medias.Igual que el Atlético, que no se atrevió a completar la remontada después del tanto de Griezmann, que también tuvo celebración en diferido porque el juez de línea levantó el banderín después de que pasara la pelota por entre las piernas de Courtois. No era fuera de juego, pero parece más discutible si hubo falta de Correa para robar la pelota a Vinicius. El brasileño ya había creado antes una ocasión para el Atlético en un pase atrás que se encontró Morata y que terminó en un disparo desviado de Thomas.A Vinicius le falta precisión, como al Atlético, que prescindió de Rodrigo desde el comienzo. Simeone prefería que fueran Thomas y Saúl los que comenzaran el juego por delante de la defensa. Pero ninguno da al Atlético el orden que le pone Rodrigo. El mismo que pone Casemiro en el Madrid. El «14» cortó todo el juego que pasaba por su zona y además se atrevió a marcar de chilena el primer gol del partido. Aprovechó que todos los defensas se fueron con Sergio Ramos para recoger sin molestias el balón que venía de la cabeza del capitán. Al Madrid ya le empiezan a encajar las piezas. Mientras, el Atlético se desencaja.

Últimas noticias