Gisela Pulido, Marina Alabau y el 49er de Támara Echegoyen y Berta Betanzos dieron espectáculo en el Reto Movistar.

Las aguas de Santander acogieron una competición inédita hasta ahora

Gisela Pulido, Marina Alabau y el 49er de Támara Echegoyen y Berta Betanzos dieron espectáculo en el Reto Movistar.

Santander brindó ayer su mejor cara al Reto de las Campeonas Movistar. Las lluvias del sábado dieron paso al sol y un viento ideales para un reto único: una tabla de kite, una de windsurf y un 49er FX. El público tampoco defraudó en una concurrida Duna de Zaera, animada por la madrina del evento, la dos veces medalla de oro Theresa Zabell. Y por increíble que parezca con tres disciplinas tan diferentes, hubo... ¡un triple empate!

En torno a las 11:30 de la mañana las gradas de la duna, situada al lado del Centro de Alto Rendimiento de Vela, comenzaban a llenarse. Entre los asistentes, tanto en tierra como en el agua, caras conocidas. No se han perdido este reto Santi López-Vázquez, olímpico en Sydney 2000 y entrenador de vela; la presidenta de la Real Federación Española de Vela, Julia Casanueva; el campeón olímpico Fernando Echávarri con su familia y el campeón mundial y director del Equipo Movistar, Pedro Campos.

Gisela Pulido y su cometa de Kitesurf, Marina Alabau y su tabla de RS:X y el tándem formado por Támara Echegoyen y Berta Betanzos en FX. Cuatro deportistas, casi una veintena de títulos mundiales y dos oros olímpicos en un mismo campo y el resultado no podía haber sido más igualado: seis pruebas y triple empate a 12 puntos. Dos primeros, dos segundos y dos terceros para Marina, para Gisela y para Támara y Berta. Sin duda, ha sido un resultado que nadie se esperaba, ni siquiera las protagonistas.

Se notaba complicidad entre las deportistas, amigas y compañeras de equipo, pero como decía Gisela «todas somos competitivas y al final todas queremos ganar». Lo cierto es que las condiciones meteorológicas han jugado un papel fundamental en el Reto de las Campeonas Movistar, ya que no era fácil con embarcaciones tan diferentes que todas ellas estuviesen cómodas.

Tampoco era sencillo encontrar un campo de regatas que fuese bueno para todas porque a cada tabla/embarcación le va mejor un rumbo. Para Gisela, el través. Para Marina, Berta y Támara, popa o ceñida. El primer acto fueron tres regatas con foil (aletas que se colocan en los laterales de la embarcación, en el caso de Támara, en Moth). Y ahí, Marina Alabau fue la más rápida. En el segundo acto, sin foils, hubo viento medio y ligero. Con viento medio-fuerte, Gisela mandó en la prueba. Con viento ligero, el 49er FX de Berta y Támara.

¿Resultado final? Triple empate, tres campeonas.

Todas satisfechas y encantadas de haber participado en un reto tan original. «La verdad es que me ha impresionado. Ha sido bastante duro físicamente, de hecho he acabado un poco muerta. Hemos estado tres horas en total en el agua. En la última manga ha bajado el viento, he tenido que remar y eso me ha hecho desgastarme, pero ha sido muy divertido», confesaba Alabau. Para Gisela, lo mejor había sido compartir reto con unas compañeras tan fantásticas. «Hemos trabajado en equipo y al final las tres hemos hecho muy buenos resultados, así que estoy muy, muy contenta. Poder navegar al lado de Támara y Berta en el 49er y Marina con la tabla de windsurf ha sido una sensación increíble, y montarme con ellas en el barco ha sido mejor todavía».

Echegoyen y Betanzos reconocían lo complicado de medir a embarcaciones tan diferentes, que al final acabaron igualadas.