MENÚ
lunes 21 octubre 2019
02:12
Actualizado

Entrenadores bajo presión: Banquillos que queman

Valverde duda si seguir en el Barcelona. Luis Enrique y Zidane se fueron por voluntad propia, no por los resultados. Tienen un trabajo privilegiado, pero que estresa y desgasta física y mentalmente

  • Entrenadores bajo presión: Banquillos que queman
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

06 de enero de 2019. 00:35h

Comentada
Francisco Martínez Madrid. 6/1/2019

Valverde duda: seguir o no. Es su segundo curso al frente del Barcelona. Luis Enrique también dudó, y al tercer año decidió irse. Zidane, en dos temporadas y media, con tres Champions conquistadas, dijo adiós al Real Madrid. Una de las frases recurrentes de los entrenadores es que nunca deshacen la maleta porque su puesto pende de un hilo, de un resultado más bien, pero en estos tres casos recientes, con la incógnita abierta de Valverde, no han sido los goles los que han decidido el futuro. Tienen un cargo de élite, pero... «Sin saber las circunstancias personales del Valverde, los entrenadores de ese nivel se “queman”, que es el término que se utiliza en psicología», explica el doctor en esta materia José Carlos Jaenes. «Primero, porque hay muchísimo estrés, y el estrés quema y cansa: la programación del trabajo diario, la toma de decisiones, el tener que ganar cada partido», añade. «También trabajar con jugadores de élite: no es fácil manejar a gente de ese calibre, hay que estar siempre de un lado para otro, intentando contentar a unos y a otros, con la directiva por detrás, el público...», prosigue. En este sentido, Valverde tiene a la plantilla de su lado, incluida su estrella, Messi, pero la directiva le ha hecho algún feo en forma de venderle a jugadores que quería (Paulinho) o contratar a otros que no pidió (Yerry Mina). «La presión a la que están sometidos los entrenadores de alto nivel es muy fuerte», concluye Jaenes.

La palabra que usan los psicólogos también la utilizan los técnicos. «Ser entrenador quema, y en el Madrid, más», dijo Zidane en su despedida. En el caso del francés, más allá de los problemas internos (las quejas de Cristiano y Bale tras ganar la Champions, por ejemplo), pudo existir algún otro motivo. «Para mí un factor importante, que creo que se dio con Zidane, es la necesidad de buscar nuevas metas. Cuando un entrenador de este nivel consigue muchas cosas, o no las consigue (Valverde y la Champions), busca otros retos. Los entrenadores son también muy competitivos y necesitan nuevas vías de desarrollo personal», opina Jaenes. Valverde sólo ha estado más de dos temporadas seguidas en el mismo equipo en el Athletic. Es una tendencia actual que los técnicos tengan ciclos cortos. El más longevo en el Barça los últimos años ha sido Guardiola (4 campañas), pero también se fue por desgaste, tanto mental como físico, como se veía en las imágenes año a año (menos pelo, más canas...). En el Madrid, Mourinho aguantó tres cursos. Es complicado que se repitan situaciones como las de Wenger en el Arsenal (22 temporadas) o Ferguson en el United (26), aunque Simeone en el Atlético es una excepción a la tendencia (8, de momento).

La exposición es continua. Pese a que los departamentos de comunicación de los clubes importantes han limitado o anulado las entrevistas personales, un equipo de élite puede disputar 60 o 65 partidos por temporada, lo que supone 120 o 130 conferencias de prensa. «Valverde parece un hombre que maneja bien las situaciones, contesta de forma educada... Creo que tiene mucho control, y una persona con tanto control que expresa el deseo de cambio, a veces es para que se le escuche. Las directivas tendrían que ver hasta qué punto las quejas y la necesidad de cambio no son una proclama para que se les escuche», desvela el psicólogo sevillano.

Uno de los métodos para pelear contra el estrés es desconectar, pero tampoco es fácil. «La desconexión es buena, pero necesitas tener un equipo en el que confíes, y en el que tú seas capaz de delegar. Cuento una anécdota: al director general de vuelos de Iberia, Rafael Jiménez Hoyos, le pregunté que cómo podía dormir sabiendo que hay montones de vuelos de Iberia. Y contestó: “Porque tengo un gran equipo”. Pero para eso hay que aprender a delegar, y hay personas que no desconectan», dice Jaenes. Teniendo en cuenta todo esto, Valverde sigue deshojando la margarita...

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs