MENÚ
martes 17 septiembre 2019
18:44
Actualizado

Camino al Balón de Oro

Ronaldo celebró ayer el título con una multitud en Lisboa. Griezmann ya le señala como favorito para ser el mejor del año. En el Real Madrid temen que no llegue a la Supercopa del 9 de agosto

  • Camino al Balón de Oro

Tiempo de lectura 2 min.

12 de julio de 2016. 01:11h

Comentada
José Aguado 12/7/2016

ETIQUETAS

Campeón de Europa con el Madrid y el Manchester; campeón de la Liga y de la Premier; máximo goleador del club blanco... Ronaldo sabía que si quería redondear su palmarés, si quería dejar huella en su país, necesitaba hacer lo que otros no habían conseguido. Eusebio no ganó nada, Figo se quedó con la rabia de la final de 2004 y ha sido Cristiano Ronaldo quien ha transformado esa rabia que él también vivió en algo positivo. Aunque no llegó a jugar ni 25 minutos de la final, nadie le quita ser el capitán de la única selección portuguesa que ha conseguido un título. Rompe una barrera y sabe que eso es la marca que tanto estaba buscando. Ayer, cuando llegó a Lisboa con el resto de la expedición portuguesa, alucinó con el recibimiento. Fue él, junto al entrenador Fernando Santos, quien levantó la copa nada más aterrizar y, después, CR7 grabó en vídeo y publicó en Twitter, la fiesta de celebración entre miles de aficionados. Hicieron el típico recorrido en autobús y vivieron una tarde de alegría y euforia. «Vivan los héroes de Portugal que están aquí», dijo Fernando Santos, el entrenador, uno de los grandes cómplices de Ronaldo.

Después de la fiesta, Cristiano se irá de vacaciones y más tarde se incorporará al Real Madrid, a finales de mes. Antes, cerrará su renovación. En el club blanco se temen que su estrella no vaya a estar para el primer gran choque de la temporada: la Supercopa de Europa que el conjunto blanco disputa contra el Sevilla el 9 de agosto. Su lesión puede necesitar más tiempo de recuperación y el portugués apenas va a tener tiempo de preparación. No se va a forzar porque la temporada que le espera en Madrid es dura. Empieza a jugar muy pronto y en diciembre tendrá que irse a Japón para jugar el Mundial de clubes. Ya tienen la experiencia de hace dos años, cuando un comienzo espectacular terminó en un año sin títulos. El equipo de Zidane no va a forzar a nadie, porque el objetivo es llegar bien a mayo.

En diciembre se cerrarán, además, las votaciones del Balón de Oro, uno de los premios que más obsesiona a Ronaldo, porque es el que certifica qué futbolista ha sido el mejor del mundo durante el año. Él tiene tres y Messi, cinco. Y eso no se lo quita de la cabeza. Si durante el otoño continúa a buen nivel, es el máximo candidato. «Cristiano ganó las competiciones más importantes, así que creo que ya está hecho», decía Griezmann que, tras su Eurocopa, se había convertido en uno de los favoritos. «Quería ganar el título y después pensar en el Balón de Oro. Ahora ya no está en mi cabeza». Con la Liga de Campeones y ser el capitán de la primera Eurocopa de Portugal, Ronaldo parece que adelanta en la carrera a Messi, a falta del último tercio del año.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs