Deportes

El “accidente” de Carlos Sainz para arrancar el Gran Premio de Miami

La carrera se disputará el domingo a partir de las 21:30

Carlos Sainz, en Miami
Carlos Sainz, en Miami FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El Gran Premio de Miami no ha comenzado demasiado bien para Carlos Sainz. El piloto de Ferrari, en el tradicional recorrido a pie por el circuito, trató de acceder a la zona del paddock por una entrada estrecha y vallada e impactó su cabeza contra las vallas sufriendo un corte que le provocó un reguero de sangre. El piloto español es quinto en la clasificación del Mundial, a 48 puntos de su compañero Leclerc, líder del campeonato.

La llegada del Mundial a Miami está deparando unas cifras nunca antes vistas en la F-1 en Estados Unidos. Más de 25.000 dólares en la reventa por una entrada, hoteles de tres estrellas por hasta 500 dólares y suites por 30.000. Cerca de 250.000 personas viajarán a Florida este fin de semana para vivir de cerca el Gran Premio de Fórmula Uno, con un beneficio para la ciudad estimado en 400 millones de dólares.

Tras años de negociaciones, Miami Gardens se convirtió en la undécima sede de un GP de Fórmula Uno en Estados Unidos. De la tradición de Indianápolis a la velocidad de los circuitos texanos, la F-1 llega a Florida para un evento que quiere tutear el “glamour” de Montecarlo y que moverá cantidades récord de dinero.

Las 57 vueltas del circuito de 5.412 metros armado en los alrededores del Hard Rock Stadium son el epicentro de un evento mundial. La compañía de criptomonedas (Crypto.com) se ha convertido en patrocinador principal del Gran Premio para las próximas nueve temporadas, además de firmar recientemente un acuerdo de 100 millones de dólares con la F-1 para promover el formato de la prueba esprint.

Las entradas para el Gran Premio de Miami ya se han agotado desde hace semanas y su precio iba de los 500 dólares hasta superar los 1.000. Era necesaria una larga espera en la cola virtual de la plataforma de venta de entradas ofrecida por la Fórmula Uno para intentar hacerse con unos billetes. Sin embargo, en plataformas de venta de entradas como “Vivid Seats”, una aplicación disponible en Estados Unidos, las entradas se llegan a vender por más de 25.000 dólares. Es este el precio de un pase para la exclusiva zona del “Paddock Club”, mientras que sentarse en el “Grandstand A11″, en la zona de salida y llegada de los monoplazas, cuesta más de 18.000 dólares. En la reventa, las entradas tienen un promedio de precio por encima de los 2.000 dólares.