Alonso, sano y salvo

Fernando Alonso, en el momento de ser trasladado en helicóptero al hospital
Fernando Alonso, en el momento de ser trasladado en helicóptero al hospital

El español sufrió una extraña salida de pista que le dejó inconsciente sin sufrir un fuerte impacto. Pasó la noche en un hospital y se encuentra bien. El coche pudo fallar.

Pasaban las doce del mediodía cuando de repente se encendían todas las alarmas en el circuito de Cataluña. La tercera jornada de entrenamientos de pretemporada de la Fórmula 1 se desarrollaba con normalidad hasta que un aviso por radio alertaba a todas las asistencias. Fernando Alonso permanecía parado entre la curva tres y cuatro y lo hacía dentro del monoplaza e inconsciente. Según varios testigos, afrontaba la curva a baja velocidad, unos 150 km/h según Vettel, cuando lo normal es hacerlo a más de 200, y de forma inexplicable se apartó de la trayectoria y frenó el coche usando el muro de protección. Inmediatamente, los comisarios de la zona fueron a asistirle pero el español no respondía a sus llamadas. Por protocolo, los comisarios avisaban a los médicos y a los especialistas en excarcelación y rescate. La actividad en pista quedaba suspendida y minutos después todas las asistencia llegaban hasta la zona donde el coche de Alonso permanecía parado. El español estaba ocho minutos dentro del monoplaza hasta que fue extraido del McLaren inconsciente, según pudo saber La RAZÓN. Mientras era trasladado al hospital del circuito recuperaba la conciencia y una vez en el centro médico el doctor que le examinaba, José Rueda, decidía evacuarle en helicóptero al Hospital General de Cataluña, donde le sometiron a diversas pruebas que descartaron cualquier lesión. Por precaución, pasó la noche en observación. Allí estuvo acompañado por su padre, José Luis, su fisio, Fabrizio Borra, y su representante, Luis García Abad, que afirmó en Onda Cero que el piloto se encontraba bien. Asimismo, García Abad señaló que el accidente se produjo por el exceso de viento y que chocó contra el muro, una versión que difiere de lo señalado por Vettel, que pasó justo después. El alemán afirmó que el McLaren iba muy despacio y que todo era un poco extraño. Una vez que Alonso fue extraído del monoplaza, y a pesar de que los indicadores estaban en verde, los mecánicos de McLaren todavía comprobaban el estado del MP4/30 con guantes especiales para evitar posibles descargas eléctricas. Casualmente, día atrás el equipo McLaren sufrió problemas con la parte de la unidad de potencia encargada de generar energía eléctrica, lo que antes se conocía como Kers. En el equipo hablaron de impacto cuando lo cierto es que el coche no presentaba daños de consideración. En el Gran Premio de Abu Dabi de 2013 Alonso sufrió una fuerte deceleración en su cuerpo al pasar a gran velocidad por un arcen, aunque esto no le obligó ni a parar inmediatamente y ni mucho menos quedó inconsciente.

McLaren no aclaró el motivo del accidente y tampoco lo hizo el entorno del piloto. Según varios ingenieros consultados por LA RAZÓN, no es imposible que un piloto sufra una descarga eléctrica en un coche a pesar de los grandes protocolos de seguridad que existen. Desde hace varios años la Fórmula 1 emplea sistemas de recuperación de energía y las precauciones resultan máximas, tanto para los pilotos como para los mecánicos. Incluso, los comisarios de pista siguen un proceso de actuación específico para no sufrir posibles descargas. Los coches poseen en la parte superior varios indicadores luminosos que avisan sobre la situación del monoplaza en ese momento y si existe algún peligro con las baterías. Para evitar males mayores, los pilotos salen del coche saltando para no estar en contacto con el monoplaza y el suelo a la misma vez.

En cualquier caso, si hubiera sido un problema físico de Alonso (muy improbable que se hubiera producido algún desmayo y además, fue desmentido por García Abad), nada hubiera impedido a Button salir a pista poco después tal y como estaba previsto. El coche no presentaba daños importantes y horas después el equipo se limitó a decir que no tuvieron tiempo de llevar a cabo las pertinentes comprobaciones. Esto sólo puede significar una cosa: que McLaren y Honda desconocen el problema que llevó a Alonso a realizar esa extraña maniobra; y si lo conocen, el contratiempo fue demasiado grave como para arriesgar la vida de Button.

Eric Boullier, jefe de McLaren, señaló que el accidente es algo normal que puede ocurrir en estos días de test aunque de momento no ha ofrecido ninguna explicación más o menos razonable.

El circuito de Cataluña acogerá nuevamente varias jornadas de pretemporada, las últimas, en apenas unos días y McLaren ha confirmado que estará en pista, no quiso detallar nada de los pilotos. El mal estado de forma de McLaren ha sido lo más comentado de la Fórmula 1 en las últimas semanas, sobre todo, los problemas de adaptación que sufre con la unidad de potencia.

Probablemente, ni McLaren ni Honda ofrezcan la verdadera razón de este incidente mecánico ya que la maniobra efectuada por Alonso es del todo muy extraña. En principio, el asturiano debería estar listo para afrontar las últimas sesiones de entrenamientos antes de que arranque la temporada el próximo día 15 de marzo en Melbourne, Australia. Hoy Fernando Alonso podría salir del hospital ya que el equipo señaló que podría permanecer en observación entre 24 y 48 horas aunque desde el Hospital General de Cataluña (Sant Cugat) no se ha emitido ningún parte sobre el estado de salud del piloto.

Tampoco la escudería británica ha señalado cuándo volverá a ofrecer más información sobre su piloto.