Fórmula 1

Alonso se rinde...

«Alonso tiene que rezar para que le ocurra algo al coche de Vettel», fue la reflexión de Felipe Massa sobre las opciones de su compañero para restar puntos al líder del Mundial en Singapur.
«Alonso tiene que rezar para que le ocurra algo al coche de Vettel», fue la reflexión de Felipe Massa sobre las opciones de su compañero para restar puntos al líder del Mundial en Singapur.

Y el desastre se consumó en Marina Bay. Si la remontada de Fernando Alonso para luchar por el título era casi una utopía, lo es mucho más desde la sesión de clasificación del Gran Premio de Singapur. El Ferrari no sólo no dio un paso adelante sino que hizo todo lo contrario. En anteriores carreras, la diferencia entre Vettel y Alonso a una sola vuelta era de medio segundo o algo menos. En la pista asiática, el coche de Vettel aventajó en más de un segundo al F-138 del español. Ferrari venía anunciando desde julio que en Singapur el monoplaza estrenaría una gran evolución y el resultado no ha podido ser más decepcionante. Alonso arrancará desde la séptima plaza, por detrás de su compañero Massa. Vettel logró la «pole» incluso se permitió el lujo de bajarse del coche antes de concluir la tercera y definitiva sesión de clasificación. Marcó el mejor tiempo en los primeros minutos de la Q3 y vio el final de la tanda desde los monitores de televisión fuera del monoplaza, tranquilamente instalado en el «box» de Red Bull. Estaba convencido de que nadie podría arrebatarle el mejor registro y acertó, aunque el Mercedes de Rosberg acabó a menos de una décima de su compatriota.

En Singapur se confirmó que Ferrari tiene poco que hacer en los últimos meses de vida del F-138. El monoplaza creado por Adrian Newey está a otro nivel y Vettel está demostrando que su nivel de conducción cada vez está más cerca del de Alonso. Al español sólo le quedó ser «realista». «Creo que tenemos que ser realistas; no estamos felices con el rendimiento que estamos teniendo en Singapur. Hemos hecho lo máximo trayendo nuevos componentes a esta carrera, trabajando en ellos, pero quizás no es suficiente», aseguró y siguió reflexionando: «Todo el mundo está empujando en la misma dirección", pero, aun así, la distancia es muy grande, lo que es triste».

Y lo más doloroso es que el asturiano reconoció que la vuelta en términos de pilotaje había sido «perfecta», aunque su compañero Massa, fuese «más rápido». «Hay que hacer la carrera al ciento por ciento, perfecta. En Monza había cuatro o cinco coches más rápidos que nosotros y acabamos segundos; aquí salimos séptimos y también los hay más rápidos, pero intentaremos hacerlo lo mejor posible», dijo Alonso que espera hacer «una buena salida, intentar recuperar alguna posición y elegir los neumáticos y las paradas apropiadas, porque está un poco en el aire. No se sabe qué estrategia es mejor, si a dos o tres paradas, ni el tipo de neumático que utilizar. Habrá que improvisar». Alonso tratará de obtener su tercera victoria en Singapur, el mismo objetivo de Vettel.