Alonso: «Tener un trofeo más o menos es un problema de ego»

Pese a que la temporada está siendo desastrosa para Fernando Alonso, no pierde la sonrisa
Pese a que la temporada está siendo desastrosa para Fernando Alonso, no pierde la sonrisa

El piloto de McLaren afirma que está «en un periodo de transición que va a durar unos meses» para luego «volver a ganar» y asegura que no se puede quejar de nada porque es un afortunado.

El piloto español Fernando Alonso insiste en que está "en un periodo de transición que va a durar unos meses"y que en McLaren-Honda tienen "el potencial para hacer las cosas bien"y subraya que su ambición no es ganar más trofeos porque opina que eso es "un problema de ego".

"Estoy en un período de transición que va a durar unos meses para luego volver a ganar. Al ser un proyecto nuevo, necesitamos tiempo, pero entiendo que tenemos que ser criticados duramente. No estamos al nivel de lo esperado", comenta Alonso en una entrevista concedida al número de julio de la revista 'Glamour' que recoge Europa Press.

El asturiano recuerda que "las expectativas eran muy altas"para este nuevo proyecto. "Es normal que desde fuera sea frustrante, pero tenemos un plan a medio y largo plazo muy ambicioso. Por el momento, estamos cumpliendo con lo previsto", advierte.

Además, considera que es importante para conseguir éxitos tener "la gente adecuada y el proyecto adecuado". "En el caso de McLaren-Honda tenemos potencial para hacer las cosas bien. La escudería cuenta con técnicos e ingenieros capacitados para ello", apunta.

"Creo sinceramente que hay mucho talento. Estamos atravesando dificultades en este arranque, pero si te lo tomas como una etapa de transición, se vive de manera diferente", añade optimista el piloto asturiano.

Por ello, el bicampeón del mundo insiste en que no puede estar "frustrado"por no haber logrado más títulos. "Claro que me gustaría tener más títulos y victorias, pero tener un trofeo más o menos en la vitrina de casa es un problema de ego. No puedo sentirme mal ni estar triste. Vivo muy bien, sigo siendo un corredor competitivo y tengo a la mejor compañera del mundo a mi lado", expresa, en relación a Lara Alvarez, su actual pareja. A nivel más personal, asegura que "cada día"se siente feliz. "Tengo 33 años y estoy viviendo el sueño de mi vida. Soy piloto de F-1, tengo dos Mundiales y soy el corredor con más puntos de la historia. Con todos los problemas que está atravesando nuestro país y el resto del mundo, no puedo decir nada. Si tuviera un problema o me quejase por ello, sería muy injusto", confiesa.

Alonso indica que siempre intenta ser "positivo", aunque cree que hay gente que quiere vender que tiene "problemas con el mundo en general"y que se diga que es "triste, hermético, oscuro y opaco". "Pero la verdad es que es sólo un papel que interpreto, sin yo saberlo, cada domingo delante de millones de personas", aclara.

«Necesito estar en los circuitos y descargar adrenalina»

Una imagen que achaca a "los 30 segundos"que dedica a la prensa tras una carrera. "Después de conducir un coche a 300 km/h terminas agotado. Seguramente la gente que me ve por televisión piense que soy muy serio. Luego, cambia y ve a un chaval contando un chiste en un programa de entretenimiento y enseguida piensa que es muy simpático; mucho más que yo. Las comparaciones son inevitables", explica.

Con todo, ve "fundamental"en su vida profesional estar bien en la vida personal, "la que de verdad importa y la que te sostiene cada día". "Si no estás en armonía con lo que de verdad importa, con los que son tu base, no puedes rendir ni sentirte satisfecho", afirma el piloto español.

Alonso ironiza al decir que dada su vida tiene "millones de amigos"y "millones de ojos"mirándole y "opinando". "Pequeños detalles de la vida deportiva pueden crear una corriente en la opinión de muchísima gente", recuerda, reiterando que "la vida profesional es una vida un poco de mentira".

Así, algo que le da miedo, es "no ser feliz", ni siquiera el peligro que conlleva a veces el piloto un coche de F-1. "Cuando estamos en el circuito no pensamos en lo que puede pasar si algo falla. Estamos pendientes de otras cosas. Todo lo que hacemos son gestos automáticos. Lo importante es no perder ni un segundo la concentración", avisa.

"Parece que vamos sin control, pero es todo lo contrario. El nivel de detalle y de atención que ponemos en la pista es altísimo. Vamos muy protegidos. Llevamos seis cinturones de seguridad, casco y protección para el cuello. Somos pilotos en el circuito, pero en carretera somos gente muy prudente. En estos casos, la adrenalina se queda en el circuito", prosigue el asturiano, embajador de la campaña 'Unete al Pacto'.

De todos modos, necesita "estar en los circuitos y descargar la adrenalina". "Imagino que en el futuro, cuando me retire y ya no corra, tendré que buscar otra vía de escape. Quizá encuentre lo que necesito montando en bici o en las pistas de esquí", puntualiza el asturiano.

"Tengo muchos sueños. Si tuviera que elegir uno ahora, diría tener una familia", sentencia un Fernando Alonso que recalca que una de las cosas que no ha cambiado es que sigue jugando al fútbol con sus "compañeros de colegio". "Cuando estoy en Oviedo, me gusta disfrutar de la familia y los amigos, no necesito más", concluye.