Fórmula 1

Hamilton: el mejor dentro y fuera de la pista

El inglés, con sus cinco títulos, iguala a una leyenda de la F-1: Juan Manuel Fangio. Verstappen ganó en México por delante de Vettel y Raikkonen. Los pilotos españoles abandonaron por avería

227 Grandes Premios disputados, 81 “pole position”, 12 temporadas, 71 victorias y 132 podios. Estos son los impresionantes números de Lewis Hamilton. Irrumpió en la Fórmula 1 en la temporada 2007, y nadie predijo que sería uno de los mejores pilotos de la historia. Ni siquiera que aquel año lucharía por el título contra su propio compañero, Fernando Alonso, y Kimi Raikkonen, que militaba en Ferrari. Pertenecía a McLaren desde que tenía 11 años, la escudería inglesa pagó toda su formación en las categorías inferiores y cuando terminó la GP2 en 2006, con el campeonato en el bolsillo, Ron Dennis se enfrentó a un gran dilema: arriesgar y colocar a Lewis, un novato, como piloto titular o esperar un año para hacerlo como reserva y aprender. Dennis se la jugó, acertó y el más perjudicado en ese sentido fue un piloto español que tenía prácticamente asegurada la titularidad junto a Alonso después de pasar mucho tiempo como piloto de pruebas. No era otro que Pedro de la Rosa, que debió encajar uno de los “palos” más grandes de su vida deportiva.

En 2007, Hamilton y el propio Dennis se marcaron el objetivo de adaptarse a la categoría y aprender todo lo posible de un bicampeón del mundo como Alonso, que llegaba a McLaren con la aureola de piloto total y la persona que había derrotado al, hasta ese momento, invencible Michael Schumacher. Lo que ocurrió en 2007 después es conocido por todos. Hamilton tardó unas pocas sesiones de entrenamientos en asimilar lo que era un F-1 y todo lo que rodea a este deporte y desde la primera carrera se convirtió en la pesadilla de Alonso. La Prensa inglesa, “huérfana” de ídolos alentó la igualdad dentro de la estructura británica y aquello derivó en toda una “guerra civil” donde las carreras se disputaban, en primer lugar, fuera de la pista con una guerra psicológica tremenda, y en segundo, dentro del circuito con un equipo dividido y llevado por cierto patriotismo “paleto”.

Fue la campaña en la que Alonso peleó contra Ferrari y su propio equipo, contra Ron Dennis, contra Hamilton, contra el padre de Hamilton, contra la prensa inglesa, contra la FIA y todo el lío del espionaje de McLaren a Ferrari que terminó con el asturiano eximido de cualquier culpa después de entregar los emails que probaban el conocimiento de la situación que había en la fábrica británica y que acabó con una sanción de 100 millones de dólares a McLaren y la pérdida de todos los puntos. Hamilton, que siempre juega en el límite del reglamento, en la frontera de lo admisible, acabó segundo en la general y lo que es mejor, provocó la salida de Alonso para él quedarse como primer piloto al año siguiente. Justo cuando se convirtió en campeón del mundo en su segunda temporada en la Fórmula 1.

Después caminó solo, “despidió” a su padre como representante y contrató los servicios de una agencia especializada en marketing que ya había dirigido la carrera deportiva de deportistas como David Beckham. En las temporadas 2009 a 2012 sobrevivió como pudo luchando por victorias en McLaren y fue entonces cuando dio el mejor paso de su vida en la F-1. Sorprendentemente, fichó por la escudería Mercedes para sustituir a Schumacher, que definitivamente, optó por la retirada. Fue un movimiento arriesgado, pero sabía lo que hacía. No era una cuestión de dinero, necesitaba cambiar de aires y, aunque incierta, la escudería alemana era la mejor opción. Y no se equivocó. En 2014 ganó el título, al igual que en 2015, mientras que en 2016 falló y fue derrotado por su compañero Nico Rosberg. Precisamente, fue tanta la presión que soportó Rosberg que semanas después de ganar el campeonato anunció su retirada. Alegó querer pasar más tiempo con su familia, pero también por los malos ratos pasado debido a la enorme competitividad sufrida con Hamilton.

Hoy en México cruzó la línea de meta en cuarta posición, por detrás de los Ferrari de Vettel y Raikkonen, y del ganador del Gran Premio, Max Verstappen. En cuanto a los españoles, Alonso y Sainz abandonaron por averías mecánicas.

Clasificación GP México:

1 Max Verstappen Red Bull/Renault 71 1h38m28.851s

2 Sebastian Vettel Ferrari 71 17.316s

3 Kimi Raikkonen Ferrari 71 49.914s

4 Lewis Hamilton Mercedes 71 1m18.738s

5 Valtteri Bottas Mercedes 70 1 vuelta

6 Nico Hulkenberg Renault 69 2 vueltas

7 Charles Leclerc Sauber/Ferrari 69 2 vueltas

8 Stoffel Vandoorne McLaren/Renault 69 2 vueltas

9 Marcus Ericsson Sauber/Ferrari 69 2 vueltas

10 Pierre Gasly Toro Rosso/Honda 69 2 vueltas

11 Esteban Ocon Force India/Mercedes 69 2 vueltas

12 Brendon Hartley Toro Rosso/Honda 69 2 vueltas

13 Lance Stroll Williams/Mercedes 69 2 vueltas

14 Sergey Sirotkin Williams/Mercedes 69 2 vueltas

15 Kevin Magnussen Haas/Ferrari 69 2 vueltas

16 Romain Grosjean Haas/Ferrari 68 3 vueltas

- Daniel Ricciardo Red Bull/Renault 61 abandono

- Sergio Perez Force India/Mercedes 38 abandono

- Carlos Sainz Renault 28 abandono

- Fernando Alonso McLaren/Renault 3 Abandono

Clasificación Mundial:

1 Lewis Hamilton 358 (campeón)

2 Sebastian Vettel 294

3 Kimi Raikkonen 236

4 Valtteri Bottas 227

5 Max Verstappen 216

6 Daniel Ricciardo 146

7 Nico Hulkenberg 69

8 Sergio Perez 57

9 Kevin Magnussen 53

10 Fernando Alonso 50

11 Esteban Ocon 49

12 Carlos Sainz 45

13 Romain Grosjean 31

14 Pierre Gasly 29

15 Charles Leclerc 27

16 Stoffel Vandoorne 12

17 Marcus Ericsson 9

18 Lance Stroll 6

19 Brendon Hartley 4

20 Sergey Sirotkin 1

Mundial de Constructores:

1 Mercedes 585

2 Ferrari 530

3 Red Bull/Renault 362

4 Renault 114

5 Haas/Ferrari 84

6 McLaren/Renault 62

7 Force India/Mercedes 47

8 Sauber/Ferrari 36

9 Toro Rosso/Honda 33

10 Williams/Mercedes 7