Deportes

Reacción por la marquesina del ático de lujo de Cristiano y Georgina: “Payasada de país y de arquitecto”

Las hermanas del futbolista, Elma y Katia Aveiro, mostraron públicamente su malestar

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez.
Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez. FOTO: Instagram Cristiano Ronaldo

La construcción de una marquesina metálica en la terraza de la vivienda de lujo que Cristiano Ronaldo adquirió el Lisboa por más de siete millones de euros ha provocado una enorme polémica en Portugal. El Ayuntamiento de Lisboa anunció este viernes una inspección al apartamento para confirmar si esas obras se realizaron sin consentimiento de la cámara municipal.

Esta actuación del ayuntamiento lisboeta llegó después de que Georgina Rodríguez, pareja de Cristiano Ronaldo, publicara un vídeo en las redes sociales en el que se observaba una estructura metálica que no estaba en el proyecto original. José Mateus, el arquitecto que firmó el proyecto aseguró que era una “falta de respeto” que esa obra se hubiera llevado a cabo “sin el consentimiento de arquitectos, vecinos y sin un proyecto aprobado”.

Después de la reacción del Ayuntamiento de Lisboa y del arquitecto, las hermanas de Cristiano Ronaldo, Elma y Katia Aveiro, expresaron en las redes sociales su malestar por toda la polémica originada después de que Georgina Rodríguez hubiera publicado el ya famoso vídeo en el que se veía la marquesina.

“Payasada de país y de un arquitecto. Creen que pueden y quieren ordenar lo que nosotros tenemos que hacer en nuestra propia casa, algo que no molesta ni hace ninguna diferencia. Preocúpense de cosas más importantes”, escribió Elma Aveiro en Instagram.

“Los valores andan distorsionados... y no digo más. (...) ¿Nosotros, los portugueses, los merecemos? La pregunta queda en el aire... Como portuguesa, estoy orgullosa de este ser humano [Cristiano Ronaldo]”, aseguró Katia Aveiro en la misma red social.

El estudio de arquitectura responsable de la construcción de Castilho 203 (RMX), complejo en el que está situado el ático de lujo de Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez, aseguró que la construcción de la estructura metálica no contó con “el consentimiento de los arquitectos y de los vecinos” y que no fue “aprobada por el Ayuntamiento de Lisboa”.