Deportes

Ramón Castro, el fascista que quiere resucitar a Los Yomus en Mestalla e insta a “matar catalanes”

El líder de los ultras valencianistas participó en la polémica manifestación de Chueca al grito de “fuera sidosos y maricas de Madrid”

Ramón Castro
Ramón Castro FOTO: Archivo La Razon

La nueva amenaza para el Valencia FC no se encuentra en los rivales sino entre sus propios aficionados. El grupo ultra de extrema derecha, Yomus, quiere volver a las gradas del Mestalla y ya ha realizado varias maniobras para conseguirlo. El impulsor es Ramón Castro, un viejo conocido de la policía con un amplio historial fascista y una condena a dos años y medio de cárcel. Ramón Castro, alias Levis, tiene tatuada una cruz celta en la mano, canta el cara al sol “brazo en alto”, insta a ”matar catalanes” y no faltó a la polémica manifestación de Chueca a gritar “fuera maricas de nuestros barrios“, celebrada el pasado mes de septiembre.

Ahora, este miembro de la peña ultra Yomus que quiere tomar el control de la Curva Nord, la grada de animación de Mestalla. Anil Murthy, actual presidente del Valencia CF, fue precisamente quien expulsó a los radicales del estadio. Pero Ramón asegura que están de vuelta.

La peña de orientación filonazi del Valencia CF se había integrado en la recientemente disuelta Curva Nord por la presión del club, una grada de animación pretendidamente despolitizada tras un complicado proceso interno. Tras haber sido identificado entre los supuestos agresores, el entonces presidente de la Curva Nord, Javier Cervera, se vio obligado a dimitir por estar presente en la contramanifestación del 9 d’Octubre de 2017 pese a afirmar que no participó en las agresiones.

Expulsados de las gradas

Tras esos incidentes, por lo que 28 ultras procesados se enfrentan a penas de entre cinco y 11 años de prisión por las palizas a manifestantes y periodistas, el club decidió tomar medidas. El juez que instruye la causa llegó a investigar a los ultras Yomus como “asociación ilícita”.

La dirección de la entidad tomo la decisión de bajar hasta los 25 años la edad máxima obligatoria para estar en esa grada animando al equipo. Con esta acción, evitaban que la mayoría de ‘Los Yomus’, que ya superaban dicha edad, pudieran agruparse en ese punto. Pero parece que no ha sido suficiente. Prueba de ello es que el pasado 23 de octubre se celebró el partido entre el Valencia y Mallorca y Ramón Castro ofreció un discurso a las puertas del estadio anunciando su vuelta.

Unas semanas antes, el propio Castro participaba en la polémica marcha neonazi contra las personas homosexuales en el barrio madrileño de Chueca. El auge del movimiento radical preocupa a la Policía y muchos líderes de la izquierda valenciana como la síndica de Unides Podem, Pilar Lima o el de Compromís Fran Ferri ya han alertado del peligro de permitir la vuelta de estos ultras al fútbol. “Es inadmisible blanquear a personas que hace dos días estaban manifestándose con gritos de ‘Fuera maricas de nuestros barrios’ o ‘Fuera sidosos de Madrid”, denuncia Ferri en un mensaje de Twiter que concluye con un “Amunt València sense odio”. En otro mensaje en la red social, Lima reclama un “fútbol libre de nazis” y anticipa que “no vamos a permitir” un deporte con “fascismo y personas intolerantes”.

Antisemitas y anticatalanistas

Ultra Yomus es un grupo ultra del Valencia Club de Fútbol de España, fundado en 1983. Aunque en sus inicios el grupo era de carácter apolítico y plural, en la actualidad ideológicamente se les considera de extrema derecha y nacionalistas españoles, con un fuerte componente antisemita y anticatalanista. No en vano el propio Ramón Castro incluía entre sus mandamientos “matarás a cualquier catalán que se cruce en tu camino”. También publicó imágenes con la nieta de Musolini o portando un fusil.

Ramón Castro con Edda Negri, nieta de Mussolini
Ramón Castro con Edda Negri, nieta de Mussolini FOTO: Twitter La Razon

El grupo ha protagonizado varios episodios violentos. Varios de sus componentes han sido denunciados a la policía y presentan antecedentes penales por agresiones. El ultimo incidente con el que se les vincula es la agresión a un joven el pasado domingo tras el encuentro frente al Atlético de Madrid. En concreto, diez encapuchados dieron una paliza a un por el mero hecho de portar una sudadera con el lema ‘working class’. La agresión se produjo en una calle a unos cinco minutos del estadio de Mestalla y la policía investigan la implicación de los ultras valencianistas en el suceso.

Se les ha podido escuchar dando gritos contra los catalanes, los vascos, y en favor de la unidad de España. Incluso se han escuchado gritos nazis (‘Sieg Heil’) y burlas del asesinato del joven Guillem Agulló a manos de un neonazi.

De momento, el ala más radical de la Curva Nord, fruto de la unión de Yomus y el Gol Gran, ha vuelto a tomar la plaza y habrá que ver si logran recuperar las gradas. “Somos los incondicionales, nos importa nuestra gente y no bailamos al son de nadie. Queremos volver a la grada de la nunca nos tuvieron que echar. Y lo que digan los demás, está de más”, avisan los ultras en su nuevo perfil de Instagram.