Deportes

Estos son los cuatro fichajes sospechosos de la Juventus en los que está implicado el Barcelona

De las 42 operaciones investigadas por la Guardia de Finanza italiana, en cuatro de ellas aparece el Barça, que hizo dos intercambios dobles con el club italiano para cuadrar cuentas

El bosnio Miralem Pjanic, en su presentación en el Camp Nou como jugador del FC Barcelona
El bosnio Miralem Pjanic, en su presentación en el Camp Nou como jugador del FC Barcelona FOTO: FC BARCELONA

De las 42 operaciones de compra y venta de jugadores por parte de la Juventus que están siendo investigadas por la Guardia de Finanza italiana, cuatro de ellas están relacionadas con el FC Barcelona. Ambos clubes han intercambiado varios jugadores últimamente y algunas de estas gestiones aparecen entre las sospechosas por parte de los investigadores por ser poco claras. Se acusa al club italiano de falsedad documental con la emisión de facturas falsas sobre operaciones de fichajes que en realidad no existieron.

Se investiga si se generaron plusvalías y comisiones alrededor de estas gestiones de compra venta. Hasta 42 de ellas en los últimos tres años se consideran presuntamente fraudulentas y en cuatro de ellas está implicado el FC Barcelona. Concretamente en estas cuatro.

Alejandro Marqués (8,2 millones)

El joven futbolista fue vendido por el Barcelona a la Juventus en el mercado de enero de 2020 a cambio de 8,2 millones de euros. El delantero siempre tuvo ficha del equipo sub’23 de los turineses, con el que ha jugado 30 partidos, ha marcado 8 goles y ha repartido 2 asistencias. Este pasado verano fue cedido al Mirandés, de la Liga SmartBank, donde va a estar, al menos, hasta junio de 2022. Con el conjunto burgalés ha disputado 11 encuentros y ha hecho un tanto.

Matheus Pereira (8 millones)

En el mismo momento en el que el Barcelona y la Juventus acordaron el traspaso de Marqués, también llegaron al acuerdo de la cesión de Matheus Pereira, que en ese momento era propiedad de los italianos aunque jugaba en el Dijon. Era un préstamo, aunque en realidad el Barcelona tenía una opción de compra obligatoria de 8 millones euros. Esta operación generó una plusvalía de 6 millones en las cuentas de la Juventus que ahora está siendo investigada. El futbolista se quedó en el Barcelona B y ahí está jugando esta temporada. Suma 40 partidos con el filial azulgrana y ha marcado 3 goles.

Arthur Melo (72 millones)

Fue una de las grandes operaciones del mercado de verano de 2020. Un intercambio entre Barcelona y Juventus que afectaba a Arthur Melo, que dejó el Camp Nou para irse a Turín, y también a Pjanic, que hacía el camino inverso. Un negocio perfecto en lo económico, porque servía a ambas entidades para cuadrar sus cuentas en lo que se refiere el fair play financiero, pero que en lo deportivo ha sido algo parecido a un desastre, especialmente para los azulgrana. El Barça recibió una buena cantidad de dinero, pero dejó escapar a un futbolista joven, que estaba creciendo y que sigue en la Juventus.

Miralem Pjanic (60 millones)

La otra parte de la operación fue la llegada del bosnio al Camp Nou, donde nunca fue capaz de encontrar su sitio. Llegó el 1 de septiembre de 2020 y justo un año después salió cedido al Besiktas, donde va a estar hasta el final de esta temporada. Nunca se entendió con Koeman y sólo ha podido jugar 30 partidos en el Barça, sin goles ni asistencias. La Juventus registró en sus cuentas una plusvalía de 44 millones por esta operación que ahora está siendo investigada junto a otras muchas por la Guarda de Finanza.