Deportes

6.000 euros y un año sin ir al fútbol por insultar y escupir a un jugador de Osasuna

Es la sanción que pide la Comisión Antiviolencia para siete ultras del equipo navarro por los incidentes en el Osasuna-Barcelona

Los jugadores de Osasuna celebran un gol ante el Barcelona
Los jugadores de Osasuna celebran un gol ante el Barcelona FOTO: Alvaro Barrientos AP

La Comisión Antiviolencia ha propuesto una sanción de 6.000 euros y doce meses sin poder acceder a recintos deportivos para siete ultras de Osasuna por los hechos ocurridos durante el Osasuna-Barcelona disputado el 12 de diciembre y que Antiviolencia califica de “violentos y muy graves”.

La nota difundida por la Comisión dice que varios aficionados “increparon, insultaron gravemente y escupieron a un jugador del CA Osasuna”. Hay siete identificados, a los que califica de “miembros de un grupo radical y violento”,

Antiviolencia también ha condenado los insultos recibidos en las redes sociales por varios jugadores del Mallorca después del partido contra el Barcelona. “Usuarios en Redes Sociales, descontentos con el resultado del partido, difundieron en estas mismas redes gravísimos insultos y amenazas contra varios jugadores del RCD Mallorca”, dice la nota.

“La Comisión Antiviolencia agradece tanto a la Liga como a la Oficina Nacional del Deporte de la Policía Nacional los informes presentados por ambos donde se detallan “de manera impecable” todos los hechos ocurridos”, añade.

El entrenador del Mallorca, Luis García Plaza, se refirió hace unos días a esos incidentes y aseguró que había que saber diferenciar “entre las redes y la vida real”. “No creo que le dijeran a la cara a un futbolista que ojalá se muera su hijo”, añadía.

Antiviolencia también se ha ocupado de los insultos que reciben los árbitros en las redes sociales. “La Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte rechaza enérgicamente los mensajes que se difundieron por redes sociales contra los árbitros de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), en los que se lanzaron declaraciones muy graves que podrían ser constitutivas de delito y que podrían afectar directamente a su integridad física”, dice.