Deportes

Marcos Llorente: «Un jugador sin un físico a buen nivel no puede hacer grandes cosas»

El jugador del Atlético de Madrid se ha convertido en un habitual con España, como lateral o como centrocampista. Es polivalente dentro y fuera del campo, con sus negocios

Marcos Llorente
Marcos Llorente FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Marcos Llorente (Madrid, 1995) sale un momento de la sala donde se hace la entrevista para hacerse las fotos. «Rápido, que me congelo», advierte. Le preocupa la salud, todo lo que pueda impedirle rendir al cien por cien. Es un ejemplo de preparación física y su interés por los detalles hizo que durante la Eurocopa se llevara su propia cama a la concentración en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, algo que imitaron varios de sus compañeros. Tiene participación en Hogo, la empresa que fabrica esas «soluciones de descanso». «Es algo en lo que creo ciegamente y tengo amigos y compañeros a los que les ha ayudado bastante y en las cosas en las que creo me suelo meter», asegura.

Marcos llegó a la Eurocopa convertido ya en una estrella del Atlético, pero su camino no fue fácil. Volvió a nacer para el fútbol el 11 de marzo de 2020 cuando dos goles suyos en Anfield permitieron a su equipo eliminar en octavos de final al Liverpool campeón de Europa. Ahí culminó su transformación. Dejó de ser un mediocentro que guardaba la posición para convertirse en la solución ofensiva más peligrosa del Atlético y abandonó el banquillo para siempre. Fue el segundo máximo goleador del Atlético campeón de Liga, pero procura adaptarse a todo y en la Roja jugó como lateral derecho en la Eurocopa. Marcos sólo quiere jugar, Por eso se define como jugador de fútbol sin limitarse a una posición concreta. Y por eso, tiempo antes, abandonó su hábitat natural, el Real Madrid en el que se había criado para jugar en el equipo de enfrente. Un camino que su padre hizo en sentido contrario. Marcos es el último eslabón de la dinastía Llorente-Gento, un portento físico, como su tío abuelo o como su padre, pero con mucho más cualidades que le hacen imprescindible en el Atlético y en la selección.

¿Cuánto le debe a aquella noche de Anfield?

Fue una noche muy bonita, creo que pudo marcar un antes y un después en mi juego, el míster también empezó a creer en mí en posiciones más adelantadas y fue una noche increíble.

Lo difícil era que tuviera continuidad, porque era el último partido antes del confinamiento. Pero la tuvo y aquí está.

Fue una pena porque justo después de ese partido en Liverpool se paró el mundo, pero cuando todo volvió a lo que era, conseguí seguir haciendo lo mismo y ganamos la Liga.

¿Sabe en qué posición juega?

Soy jugador de fútbol. Cuantas más opciones le puedas dar al entrenador, mejor, más va a tenerte en cuenta. Me gusta jugar de interior, pero si por necesidades del míster hay que jugar en otros lados, a adaptarse y a dar todo.

Usted que era mediocentro muy definido, ahora parece que puede jugar en todos los sitios menos ahí.

Ese es un puesto más posicional, te mueves poco, hay que estar bien colocado, y yo siempre destaco por moverme, por romper al espacio, por correr y es verdad que todas esas cosas que tengo buenas en esa posición se apagarían.

¿Cómo se siente jugando como lateral derecho?

Bien, bien. Yo me adapto a cualquier cosa. Creo que el míster es el que decide dónde tienes que jugar y tú tienes que adaptarte. Cuanto antes lo hagas, mejores partidos me saldrán y eso es lo que intento hacer yo.

¿El físico define su juego?

El físico para mí es muy importante y no creo que hoy en día un jugador sin un físico a buen nivel pueda hacer grandes cosas.

¿Está tan obsesionado por mantener la forma física como parece desde fuera?

Obsesionado, no. Creo que es una parte fundamental de este deporte y como otras las trabajo al cien por cien. Igual que el descanso, suelo acostarme pronto a diario y es una parte fundamental del deportista.

Ahora ha abierto un nuevo restaurante.

Tenemos cuatro en Naked & Sated, que son saludables y vamos a abrir otros cuatro por España y hemos abierto otro concepto, que es Bombastic, que va muy bien y se come de lujo.

¿Lo hace porque le gusta ese mundo o por buscarse un plan fuera del fútbol?

Los de Naked & Sated lo hicimos por ofrecer a la gente que pueda salir a comer o a cenar fuera y que pueda hacerlo de manera saludable. Y a raíz de eso me ha gustado la restauración y nos hemos metido a abrir otro tipo de cosas.

Simeone y el profe Ortega ¿son la combinación perfecta para su estilo de juego?

A los dos les gusta mucho lo físico, yo soy un jugador que me considero muy físico y en ese sentido sí cuadro con ellos.

¿Hay muchas diferencias entre Luis Enrique y Simeone?

Sí, claro. Obviamente. Los entrenadores cambian mucho, cada uno tiene su estilo de juego, su personalidad, su forma de relacionarse con los jugadores. Luis Enrique, el Cholo Simeone y todos los entrenadores que he tenido son muy diferentes.

Llegaron a la semifinal en la Eurocopa, ¿se ven capaces de repetirlo en el Mundial?

Sí, nosotros queremos hacer un buen papel en el Mundial. Creo que tenemos jugadores y plantilla para hacerlo, mucha calidad, mucha ilusión, mucha ambición y a por todo vamos a ir.

Eso de que el Mundial llegue en mitad de la temporada, ¿es una complicación para ustedes?

Toca adaptarse. Cuando vienen situaciones difíciles hay que adaptarse, esto es algo raro, algo que ha cambiado y habrá que adaptarse, no queda otra.