Deportes

Abramovich vende el Chelsea al dueño de Los Angeles Dodgers por 5.000 millones de euros

Todd Boehly será el nuevo dueño de los actuales campeones de Europa. El magnate ruso destinará casi 3.000 millones de la venta a obras benéficas

Roman Abramovich
Roman Abramovich FOTO: Mike Egerton GTRES

El Chelsea ha confirmado que se han acordado los términos con un consorcio liderado por el copropietario de Los Angeles Dodgers, Todd Boehly, y respaldado por Clearlake Capital para la adquisición del equipo de fútbol de la Premier League inglesa.

El equipo con sede en Stamford Bridge anunció el acuerdo de 4250 millones de libras (5.000 millones de euros) para la compra de los actuales campeones de Europa en un comunicado emitido en las primeras horas del sábado, sujeto a recibir las aprobaciones requeridas. “El Chelsea Football Club puede confirmar que se han acordado los términos para que un nuevo grupo propietario, encabezado por Todd Boehly, Clearlake Capital, Mark Walter y Hansjoerg Wyss, adquiera el club”, dice el comunicado. “Se espera que la venta se complete a fines de mayo, sujeto a todas las aprobaciones regulatorias necesarias. Se proporcionarán más detalles en ese momento”.

Casi 3.000 millones para obras benéficas

Chelsea dijo que los nuevos propietarios pagarían 2.500 millones de libras para comprar acciones y comprometerían otros 1.750 millones de libras para invertir en el estadio, el equipo femenino, la academia y la Fundación Chelsea. El comunicado confirmó que todas las ganancias se colocarían en una cuenta bancaria congelada en el Reino Unido y que el propietario ruso, Roman Abramovich, quien actualmente está sujeto a sanciones por parte del gobierno británico, donaría todas las ganancias a causas benéficas. “Del total de la inversión realizada, 2.500 millones de libras (casi 3.000 millones de euros) se destinarán a comprar las acciones del club y dichos ingresos se depositarán en una cuenta bancaria británica congelada con la intención de dar el 100% a causas caritativas como confirmó Roman Abramovich”, indicó el Chelsea.

El anuncio se produce cuando quedan poco más de tres semanas para que expirase la licencia de funcionamiento actual del club, que vence el 31 de mayo. Abramovich puso el club a la venta a principios de marzo tras la invasión de Ucrania por parte de su país. Abrió el camino para la adquisición el jueves después de desestimar los informes de que quería que se pagara un préstamo otorgado al club, supuestamente por un valor de 1.500 millones de libras (1.900 millones de dólares). El grupo Boehly, que también incluye al multimillonario suizo Wyss, estaba en negociaciones exclusivas para comprar el club después de que se rechazara una oferta tardía del multimillonario británico Jim Ratcliffe.

Los grupos encabezados por el copropietario de los Boston Celtics, Stephen Pagliuca, y el expresidente de British Airways, Martin Broughton, fueron eliminados anteriormente del proceso de licitación, mientras que un consorcio encabezado por los propietarios de los Chicago Cubs, la familia Ricketts, se retiró de la carrera.

El pasado 2 de marzo, Abramovich puso el club a la venta en medio de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El empresario fue sancionado por el gobierno del Reino Unido el 10 de marzo, y Downing Street afirmó haber demostrado sus vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin.

Casi 20 años y 21 títulos

Abramovich, de 55 años, ha sido dueño del Chelsea desde 2003, tiempo en el que el equipo ganó 21 trofeos. Este jueves insistió en que todavía quiere cancelar la deuda de 1.500 millones de libras que el Chelsea tiene con él cuando se complete la venta del club; sin embargo, ese préstamo no se puede cancelar según los términos de las sanciones de Abramovich y se espera que se congele al completarse la venta.

El club debe venderse antes de la fecha límite del 31 de mayo, cuando vence la licencia temporal del gobierno para Chelsea. La licencia actual de Chelsea prohíbe que el club acuerde nuevos contratos con jugadores actuales o que traiga nuevos fichajes.

Se espera que el gobierno británico garantice que las ganancias de la venta beneficien a las víctimas de la guerra en Ucrania, y Abramovich espera que los directores independientes puedan dirigir una nueva fundación.