Deportes

¿Cómo afecta el plan energético de Sánchez a la iluminación de los estadios de fútbol?

Un estadio como el Camp Nou, podría llegar a gastar alrededor de 18.000 euros por tener encendido el estadio durante la hora y media. A pesar del gasto energético, el fútbol no se toca.

Iluminación en los estadios
Iluminación en los estadios FOTO: Archivo larazon

Pistoletazo de salida para el nuevo plan de ahorro energético aprobado por el Gobierno. Este miércoles 10 de agosto empiezan a ser obligatorias las primeras medidas incluidas en el paquete: la regulación del aire acondicionado en el interior de los establecimientos y el apagado durante la noche de la iluminación de edificios públicos y escaparates. Sus medidas señalan a edificios administrativos, comerciales y culturales e infraestructuras de transporte de viajeros. Las luces de Navidad y de los escaparates de los comercios se han visto perjudicadas, al contrario que los focos en los Estadios de fútbol con millonarios gastos.

Este hecho fue denunciado hace días por el alcalde de Vigo, Abel caballero, que fue inmediatamente señalado por la ostentosa y famosa iluminación de la Navidad viguesa.

Abel Caballero defendía en ”Más Vale Tarde” que sus 42 días de luces de Navidad son “prácticamente de consumo 0″, y que “consume más en el mes de enero un campo de fútbol no muy grande que todas las luces de Vigo en dos meses”. El experto en Energía Jorge Morales puntualizó que el dato es cierto, pero que los campos de fútbol están encendidos 90 minutos, mientras que las luces de Vigo 250 horas. Por eso, ha explicado, “las luces navideñas de Vigo equivalen al gasto de 100 partidos de fútbol”.

Sin embargo, el experto en Energía Jorge Morales ha asegurado que el dato es cierto, pero que los campos de fútbol están encendidos 90 minutos, mientras que las luces de Vigo 250 horas. Por eso, ha explicado, “las luces navideñas de Vigo equivalen al gasto de 100 partidos de fútbol”. Aún así el gasto en iluminación en los terrenos de juego es, sin duda millonario.

Iluminación de los campos de fútbol

La iluminación de un campo de fútbol tiene un papel vital en los partidos nocturnos. De la correcta implementación del sistema de alumbrado depende la calidad de la experiencia para el espectador. Como es lógico, en función de la relevancia del evento, existen unos requerimientos que deben cumplirse y la FIFA cuenta con una normativa para ello. La FIFA obliga a los clubes a usar halógenos en sus estadios de fútbol, cuyo consumo es del 30 al 70 por ciento superior que la iluminación LED

Según la FIFA, el alumbrado de un campo de fútbol debe obedecer a las necesidades de los medios audiovisuales, los espectadores, los profesionales que practican este deporte y los árbitros. Luego, en función de si el partido es nacional o internacional y si es televisado o no, se aportan ciertas restricciones lumínicas.

Existen diferentes clases y parámetros diferenciales entre los campos de exterior y de interior. A continuación, vemos los principales tipos de iluminación en campos exteriores y sus características requeridas:

  • Clase III: Uso recreativo (Em ≥ 75 Lux / Uniformidad ≥ 0.5). Entrenamientos y juegos recreativos no televisados. Se recomienda un mínimo de 4 postes con luminarias.
  • Clase II: Competiciones regionales (Em ≥ 200 Lux / Uniformidad ≥ 0.6). Partidos no televisados. Mínimo de 6 postes de luz.
  • Clase I: Competiciones nacionales (Em ≥ 500 Lux / Uniformidad ≥ 0.7). Cuando el partido es televisado, se precisa la ausencia total de sombras.
  • FIFA: Eventos televisados (Em ≥ 1500-2000 lux / Uniformidad ≥ 0.7). En los grandes eventos internacionales televisados de la FIFA, no deben haber sombras.

Un elemento clave del sistema de iluminación del estadio es la uniformidad de la iluminación en todo el campo en todos los planos de referencia de la UEFA.

La mayoría de los estadios de fútbol han optado en los últimos años por reducir sus facturas energéticas ahorrando en luz. Un gran número de los mismos utilizan la energía LED, permitiéndoles ahorrar en su factura incluso un 65%. De otro modo, si es un estadio que se rige por la FIFA, esta le obliga a usar halógenos, cuyo consumo es de 30 al 70% superior que la iluminación LED.

Así, según la web corredordefondos.com, aproximadamente un estadio de fútbol que ha colgado el cartel de lleno puede llegar a los 25.000 kWh durante un partido de 90 minutos. Este consumo energético tan elevado viene de:

  • Los marcadores y carteles publicitarios, de donde puede derivar hasta el 40% del consumo durante esa hora y media de partido.
  • Las cocinas y los catering, que pueden representar hasta el 20% del mismo
  • Los servicios de refrigeración y calefacción, que puede alcanzar perfectamente otro 20% del consumo
  • Los transmisores satélites, las cámaras HD y los ordenadores, que pueden llegar hasta más del 10%
  • Otros (baños, sistemas de entrada, por ejemplo) que conllevarían el 10%aproximadamente un estadio de fútbol que ha colgado el cartel de lleno puede llegar a los 25.000 kWh durante un partido de 90 minutos. Este consumo energético tan elevado viene de:
  • Los marcadores y carteles publicitarios, de donde puede derivar hasta el 40% del consumo durante esa hora y media de partido.
  • Las cocinas y los catering, que pueden representar hasta el 20% del mismo
  • Los servicios de refrigeración y calefacción, que puede alcanzar perfectamente otro 20% del consumo
  • Los transmisores satélites, las cámaras HD y los ordenadores, que pueden llegar hasta más del 10%
  • Otros (baños, sistemas de entrada, por ejemplo) que conllevarían el 10%

¿Cuál es el precio del consumo eléctrico de un partido de fútbol?

Por cuestiones de seguridad, ninguno de los estadios de fútbol de las principales ciudades de España y del extranjero han hecho públicos estos datos.

Una de las estimaciones elaboradas por un reconocido medio deportivo catalán habla de que el estadio del FC Barcelona, el Camp Nou, podría llegar a gastar alrededor de 18.000 euros por tener encendido el estadio durante la hora y media en la que transcurre el encuentro.

Este precio irá variando lógicamente dependiendo de la superficie del estadio y del número de aficionados que pueda albergar en el interior.

Los empresarios empiezan a sentir a partir de hoy el coste de vivir a oscuras pero, de momento, el fútbol no se toca.