Deportes

El destacado papel de Sergio Ramos en la “pelea” entre Mbappé y Neymar en el PSG

El francés quiso tirar un penalti que Neymar no lo dejó. Al ir a pedir la pelota al brasileño, chocó con el argentino que le mira con cara de pocos amigos

Hay más diferencias que buen rollo entre Neymar y Mbappé
Hay más diferencias que buen rollo entre Neymar y Mbappé FOTO: CHRISTOPHE PETIT TESSON EFE

El PSG puede, esta temporada, conseguir un éxito absoluto si por fin conquista la Champions o puede resquebrajarse si las cosas se tuercen. Tal como está planteada la plantilla, no hay término medio para un club excesivo en todo y que avanza entre las tensiones de sus estrellas. Demasiados egos. Mbappé es el niño de oro, al que le han dado todo lo que quiera. Messi espera, sin hacer mucho ruido, quizá pensando que está de paso, y Neymar sabe que es el que sobra, la gran estrella demasiado conocida. Y eso no le gusta y va a presentar pelea.

El conflicto estalló en la goleada 5-2 al Montpellier. Mbappé lanzó un penalti, pero falló y cuando quiso otro que pitaron a favor del equipo parisino, Neymar, que tenía la pelota, se negó. Mbappé se la pidió, le persiguió, chocó y no vio a Messi, lo que ya es grave y después no pudo convencer a Neymar, que metió gol. Todo lo que podía hacer mal Mbappé, lo hizo. Se ha quedó en Francia para triunfar y ahora está desbordado.

Y el entrenador, Galtier, no pone orden: “Para este partido, se respetó el orden en el campo. Kylian tiró el primero y Ney el segundo. Era lógico que Neymar lanzara el segundo tras el fallo de Kylian. Las cosas se respetaron”, aseguró después del encuentro.

No quiso explicar más porque es demasiado pronto para echar fuego al primer incendio de la temporada en el equipo francés y Galtier apenas acaba de llegar. Después Neymar explicó su opinión dando likes a tuits que decían que Mbappé mandaba demasiado. Mientras la estrella francesa daba inexplicables muestras de desgana cuando no le pasaron un balón.

Está claro que todo va mal entre ellos y según informó el AS, Sergio Ramos fue uno de los que intermedió en el vestuario para que firmasen la paz. También lo intenta Galtier, el entrenador: “Kylian es uno de los mejores jugadores, con personalidad, carácter y cada uno lo expresa a su manera. Vi esa carrera al final del primer tiempo. Le hubiera gustado tener el balón de Vitinha. Llegó tarde a la preparación colectiva por su lesión en el aductor”, explicó el técnico de su estrella. “No quería correr ningún riesgo con él, pero jugó más de lo esperado. Quería estar en el partido. Para mí eso es lo importante”, continuó sin querer deslizar ni una crítica al futbolista del que depende todo en el PSG, menos que le respeten sus compañeros en el campo. Todo es cuestión de tiempo. Sus últimos 30 minutos fueron hace tres semanas. No está en el punto físicamente si lo comparas con sus compañeros. En este tipo de jugadores hay un deseo de hacer las cosas bien. Pero entre lo que crees que puedes hacer y lo que puedes hacer, hay diferencias. Mbappé mejoró a medida que avanzaba el partido”, acabó el entrenador de responder las preguntas sobre Mbappé.

Galtier no quiere jaleos con nadie. De como lleve el vestuario depende el futuro del equipo y el suyo: “Ney ha estado impecable desde el 4 de julio. Llegó preparado. Tiene un buen rendimiento. Parece feliz en el juego, hace jugar a los demás. Anota, trabaja bien para el equipo. No tengo nada que reprocharle. Que siga así. Nadie conoce el futuro del mercado”, decía cuando le preguntaron si iba a continuar. “Hoy, en el club, todos están satisfechos con su inversión. Es uno de los mejores jugadores del mundo y está respondiendo”, continuó. Pero lo cierto es que Luis Campos, el nuevo director deportivo ya se está moviendo para rebajar la tensión e intentar convencer de que el objetivo hay que conquistarlo todos juntos. Pero Neymar ya pasa de Mbappé y este empuja a Messi porque no le ve. Tiene trabajo Luis Campos.