Deportes

La estrategia condena a España (1-2)

Encajó dos goles de córner y no pudo traducir en goles ni en remates la abrumadora posesión. Suiza necesitó poco para hacer daño a la Roja, que pagó su falta de contundencia

Akanji remata el primer gol de Suiza
Akanji remata el primer gol de Suiza FOTO: JEAN-CHRISTOPHE BOTT EFE

Cuando la pelota se para, España estropea toda lo bueno que hace cuando corre el balón. Le cuesta defender las jugadas de estrategia, imponerse en los balones aéreos, y ahí Suiza encontró el camino para hacer daño a la selección que dirige Luis Enrique.

En un córner consiguió Akanji el primer gol de los suizos. El central llegó al remate sin que nadie le persiguiera y el cabezazo, perfecto, abajo, se fue a la escuadra después de golpear en el suelo.

En otro córner encontró Suiza el segundo gol. Otra vez Akanji llegó al primer palo sin nadie alrededor. Su prolongación la remató Embolo ante la impotencia de Eric García, que trataba de contenerlo con un agarrón.

Por ahí se le escapó a España el partido, un desagüe por el que se perdía el juego de la selección y que hacía evidente la inferioridad física de los defensas españoles con los suizos.

No podían contener la potencia de Embolo, pero tampoco la velocidad de Shaqiri, que fue una amenaza constante para España. El pequeño jugador suizo da lo mejor cuando juega con su selección y en La Romareda estuvo especialmente inspirado. En el toque, en los pases y en la creación de ocasiones de gol. Con su compacto físico de velocista se hacía incontenible para la defensa española. Y a punto estuvo de marcar en una jugada en la que fue atravesando la defensa española hasta que se plantó delante de Unai Simón. Sin ángulo para el disparo y obligado a rematar con la pierna menos hábil, la derecha, permitió que el guardameta español despejara a córner. Si Shaqiri jugara con sus clubes al nivel que lo hace con la selección no estaría en la MLS a punto de cumplir los 31 años.

Suiza no necesitaba demasiado para hacer daño. Es un equipo que sabe jugar al fútbol, pero no se entretenía para buscar a Embolo. Aprovechaba la ventaja física de su delantero y la inspiración de Shaqiri para hacer daño.

España contestaba con la pelota en el suelo. La idea de Luis Enrique de situar a Asensio como falso «9» para que se asociara en el medio y dejara espacios arriba para que los aprovecharan sus compañeros funcionaba, pero sólo a medias. Asensio hacía su función, pero le faltaba el remate. España tardó en probar las manos de Sommer. Y el gol no llegó hasta que Asensio lo hizo todo, controlar en el centro del campo de espaldas, revolverse e ir eliminando rivales hasta llegar al borde del área. Allí vio la llegada de Jordi Alba, que disparó con rabia y potencia para lograr el empate. Una alegría que duró poco.

España tenía el dominio, que se hizo más intenso después del segundo tanto de los suizos y con la entrada de tres delanteros nuevos. Ferran Torres y Pablo Sarabia habían sido intrascendentes y Asensio jugó más minutos que en toda la temporada con la selección.

El seleccionador buscó en Borja Iglesias la referencia que no tenía. Era el debut del Panda y también el de Nico Williams. Yeremy Pino completaba la parte de arriba. Y entre todos consiguieron encerrar a los suizos en su campo.

Las dudas que mostraba la defensa española en los balones aéreos empezaron a aparecer en los suizos cuando la pelota viajaba por el suelo. Así llegó la mejor ocasión de la Roja, en un pase atrás de Borja Iglesias y un remate de Carlos Soler, que también había entrado en la segunda mitad.

Pero no llegó el gol del empate. Suiza aguantó con alguna buena actuación de su portero Sommer, y con algo de fortuna. También con la falta de acierto de los jugadores españoles en el disparo.

Llegó a subir hasta Unai Simón en la última jugada. Una acción desesperada que no llevó a ningún sitio. España no supo sacar rendimiento a su dominio de la posesión. Abrumador. Pero no se traducía en ocasiones. Y tampoco consiguió proteger su portería con el dominio de la pelota.

La falta de contundencia en las dos áreas la castiga demasiado. Le ha pasado ya en otras ocasiones. En la Eurocopa, por ejemplo, donde tuvo que llegar a los penaltis para eliminar a los suizos. Y cada vez que se enfrenta a una selección de las consideradas grandes.

Para llegar a la fase final de la Liga de Naciones tiene que ganar el martes en Portugal. Una de esas selecciones que no acostumbran a perdonar los errores.

Alineación de España: Unai Simón, Azpilicueta, Eric García, Pau Torres, Jordi Alba; Busquets, Gavi, Pedri; Ferran Torres, Asensio y Sarabia.

Alineación de Suiza: Sommer, Widmer, Akanji, Elvedi. Rodríguez; Freuler, Xhaka, Sow, Shaqiri, Vargas y Embolo.