Benítez apuesta por el 7

El entrenador ha regalado un número de lotería a todos los empleados de Valdebebas, incluidos los jugadores, para el sorteo de hoy. Acaba en 07, porque así coincide con el número de Cristiano

El entrenador ha regalado un número de lotería a todos los empleados de Valdebebas, incluidos los jugadores, para el sorteo de hoy. Acaba en 07, porque así coincide con el número de Cristiano

Está Rafa Benítez en guardia cuando habla públicamente con la Prensa, que no quiere que le nazcan más líos tras un otoño en el que no ha habido descanso de circunstancias adversas. Pero tiene otra actitud dentro del club. Allí sabe que lo importante en estos momentos es hacer equipo, que los jugadores le sigan y que todos los estamentos de la entidad estén unidos peleando por la misma idea. Por eso, se despidió de la plantilla y del resto de empleados con los que trabaja día a día regalando a todos ellos un número de lotería para ver si tienen suerte en el sorteo de hoy. Son muchos los que se emplean en Valdebebas: desde los utilleros hasta los guardias de seguridad que pasan sus horas de trabajo cerca del primer equipo y de los equipos de la cantera.

Benítez se pasa casi todo el día en la ciudad deportiva blanca porque, como él mismo ha reconocido, le encanta el trabajo que tiene y lo quiere disfrutar al máximo. Sin su familia en la capital de España, además, poco le gusta más que analizar a los rivales y preparar a sus jugadores. Reconoce que si no pasa más noches en Valdebebas (cada jugador y entrenador cuentan con habitación propia, que se abre con su huella dactilar) es para no obligar a un empleado a que se quede allí trabajando por su culpa.

El entrenador es metódico, insistente en su manera de trabajar y exige a todos los que están a su lado que se entreguen al máximo. Sabe que eso desgasta y por eso, en estas fiestas, ha querido tener ese detalle con todo el personal. No todos los entrenadores blancos han tenido un detalle. Muy pocos, en realidad. Y como es un hombre que deja muy pocas cosas al azar, también ha elegido un número significativo y que espera que le dé suerte. Si su mejor jugador es Cristiano Ronaldo, el número de lotería que iba a comprar tenía que acabar obligatoriamente en 7. Ésa es la terminación con la que sueñan los empleados menos prósperos de Valdebebas esta mañana, en la celebración de la lotería de Navidad.

Es un gesto que sirve para dar normalidad a un club que parece que siempre vive en la excepción. Los jugadores blancos se fueron de vacaciones felices tras la goleada al Rayo. Ayer el club celebró su comida con la Prensa y los jugadores ya no se entrenaron. Tienen vacaciones hasta el próximo domingo, cuando volverán a ejercitarse en doble sesión. Todos saben que deben cuidarse estos días para volver a tope. El miércoles 30, el Madrid recibe a la Real Sociedad y el fin de semana siguiente se la juega en Mestalla, el choque que va a marcar cuál es el nivel del equipo de Benítez y si puede competir por la Liga.

Para ese día, el entrenador espera que todo esté más tranquilo. Sabe que se puede dar la vuelta a la situación, a poco que le sonría un poco la suerte que le ha dado la espalda hasta ahora. No estaría mal incluso que la suerte le sonríese también hoy.