Fútbol

Guardiola, diez años después y sin Messi

El entrenador español vuelve a la final de la Champions, con el Manchester City. Será la primera desde que dejó el Barcelona, equipo con el que ganó dos Orejonas, en 2009 y 2011

Thumbnail

Pep Guardiola asegura en su última entrevista con DAZN que la experiencia y tener al lado a personas como Juanma Lillo le han ayudado a disfrutar de su profesión. «Más que cuando empecé en el Barcelona, cuando todo era muy estresante y más loco», añade el entrenador. En sus años en la Ciudad Condal se hicieron virales las imágenes de cómo había ido cambiando su imagen en esas cuatro temporadas, cada vez con menos pelo, quizá por ese estrés del que habla. Ahora se lo toma de otra manera, pero a sus años en Barcelona también hay que remontarse para verle por última vez en la final de la Champions. El preparador español afirma, además, que ha aprendido que se puede «ser feliz también sin ganar». Él ha ganado mucho fuera del Barça, pero no la Champions, y muchas veces se le recriminó que, claro, sin Messi la vida era más difícil.

Guardiola FOTO: Antonio Cruz

Hace diez años justos, el 28 de mayo de 2011, jugó desde el banquillo su segunda y última final de la Liga de Campeones, con una exhibición ante el Manchester United en Wembley. Al curso siguiente, todavía de azulgrana, las semifinales fueron su límite, lo mismo que en las tres campañas en el Bayern, siempre frenado por equipos españoles: Real Madrid, Atlético y su Barcelona. En el Manchester City retrocedió un paso en la gran competición, con derrotas ante rivales inferiores, pero ahora por fin repite en la gran final tras haber dejado fuera al PSG de Neymar y Mbappé. «Soy el hombre más feliz del mundo por estar aquí. Es un privilegio, es un honor. Vamos a intentar hacerlo lo mejor posible. Lo único que tenemos que hacer es ser honestos con nosotros mismos», explica.

Como futbolista estuvo en dos finales, ganó una, la primera del Barça, la del gol de Koeman a la Sampdoria, la del famosos «salid y divertíos» de Cruyff, y perdió otra de forma estrepitosa contra el Milan. Como técnico triunfó las dos veces que estuvo ahí (2009, además de la de 2011) y hoy sabe lo que va a decir a sus jugadores. «Algunos salen en tensión, a algunos les cuesta, pero tienen que gestionarlo. Es bonito hablar de disfrutarla, pero a veces no es posible. Tienes que resistir y adaptarte», opinó.

Guardiola se encargó de desmentir el último rumor: su posible regreso al Barcelona. «Gane o pierda, sigo en el City, seguro», reconoció. No se va a reencontrar con Leo Messi allí, si es que el argentino sigue. A lo mejor lo hace en Mánchester después de levantar la primera Orejona sin él al lado.