Fútbol

El Liverpool en cinco claves: así es el equipo de Klopp

Analizamos las principales señas de identidad del poderoso equipo inglés

Luis Díaz y Mané son dos de las grandes amenazas ofensivas del Liverpool.
Luis Díaz y Mané son dos de las grandes amenazas ofensivas del Liverpool. FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El Liverpool es uno de los equipos más vertiginosos que uno se puede encontrar en Europa. Poderoso físicamente, muy intenso en todas sus acciones, el conjunto que entrena Jürgen Klopp mete un ritmo tan alto a sus partidos que muchos rivales terminan ahogados, sin aire y atropellados por el vigor y el fútbol del Liverpool. El rival del Real Madrid en la final de la Liga de Campeones no llega en plenitud física a este duelo, con varios jugadores con problemas físicos, pero continúa siendo un equipo temible.

Estas son cinco claves de lo que se va a encontrar el Real Madrid este sábado en el Stade de France de París.

Presión alta y ritmo vertiginoso

El Liverpool es un espectáculo presionando al rival tras pérdida y en la salida del balón. Esa presión alta es una de las principales señas de identidad del equipo de Klopp, que intenta recuperar siempre el balón en campo contrario. Esa presión después de perder el balón, el famoso ‘gegenpressing’, lo incorporó Klopp a su estilo de juego cuando entrenaba al Borussia Dortmund. En un partido contra el Hoffenheim, que entonces dirigía Ralf Rangnick, la presión a la que sometió el equipo de Rangnick al Dortmund fue tan salvaje que Klopp decidió desde ese momento que su equipo tenía que jugar así. El Liverpool es un especialista en forzar errores en la salida de balón del rival y en recuperar rápido la pelota después de perderla.

Tridente ofensivo

La línea de presión empieza en Mo Salah, Sadio Mané y Luis Díaz, que ocupa el puesto que antes fue de Roberto Firmino o Diogo Jota. Forman uno de los mejores tridentes ofensivos de Europa y saben penalizar el más mínimo error que cometa el rival. Luis Díaz es la última incorporación al equipo y exigirá a Carvajal una enorme concentración y esfuerzo defensivo. El Liverpool sabe atacar muy bien los espacios y la espalda de los laterales será uno de los puntos donde intentarán hacer daño. La presencia del colombiano ha desplazado Mané hasta la posición de delantero centro, donde se maneja con absoluta solvencia. Ha marcado siete goles en sus últimos diez partidos. Salah es el de más calidad, pero también al que se le reprocha que desaparece en los duelos de alto nivel.

Laterales que son extremos

Trent Alexander-Arnold y Andy Robertson forman la pareja de centrales que más asistencias da en Europa. Son defensas que actúan casi como extremos, capaces de alterar el sistema defensivo de cualquier rival. Ofrecen una gran profundidad de juego y llegan con facilidad a la línea de fondo. Alexander-Arnold es un magnífico lanzador de faltas y en su golpeo combina potencia y precisión. Acostumbra a irse al centro en algunos ataques para ganar superioridad en esa zona, lo que unido a la profundidad de su juego en la banda le convierte en uno de los factores más desequilibrantes del Liverpool.

Pero esa efervescencia ofensiva de los laterales es también una invitación a que los rivales ataquen su espalda, en especial la de Alexander-Arnold. Muchos de los goles que recibe el Liverpool se inician en las zonas que dejan desocupadas sus laterales. Y ahí Vinícius tiene mucho que decir. Su duelo con Alexander-Arnold puede ser una de las claves que puede desequilibrar el encuentro.

Thiago y Fabinho

Son los dos jugadores fundamentales en el centro del campo y ambos llegan con problemas físicos. Fabinho parece que será de la partida y Thiago va sumando opciones cada día que pasa, aunque no estará en plenitud. Fabinho es el punto sobre el que gira el equipo, el hombre que aporta equilibrio y sostiene el centro del campo. Lúcido en la distribución del balón y contundente en el corte. Conoce el oficio de mediocentro y no es sencillo que pierda el sitio.

Thiago superó un complicado proceso de adaptación hasta convertirse en la pieza que ha permitido al Liverpool dar un paso más y evolucionar en su juego. Es el enlace entre la defensa y el centro del campo para dar salida al balón y sabe conectar a la perfección con los delanteros. Ha dado al Liverpool una profundidad en los pases que antes no tenía.

Van Dijk y Alisson

El neerlandés Virgil van Dijk es el jefe de la defensa, el gran líder capaz de solucionar los problemas cuando todo falla. Poderosísimo en el juego aéreo, más rápido de lo que invita a pensar su envergadura, es extraño verle perder la posición y sabe lo que hacer cuando tiene el balón en los pies. Ir al choque con él es un mal negocio y si la ocasión lo requiere no duda en hacer uso de su tremenda fortaleza. El otro gran soporte defensivo es el portero Alisson Becker. Sobrio, posee una gran personalidad, grandes reflejos y es un especialista en el mano a mano. Sus pies ya los quisieran muchos futbolistas de campo y no es extraño que sea él quien saque el balón jugado.