Fútbol

Las molestias de Benzema, que no parecen graves, permiten la gran aparición de Hazard

Entró por la lesión del francés y lo hizo, por fin, a lo grande. «Es un jugadorazo», reconocía Courtois

Eden Hazard brilló en la victoria del Real Madrid en Celtic Park
Eden Hazard brilló en la victoria del Real Madrid en Celtic Park FOTO: ROBERT PERRY EFE

Casi ocho meses habían pasado desde el último gol de Hazard. Fue en los octavos de la Copa del Rey en el campo del Elche, un escenario muy alejado de la importancia que se suponía al belga cuando fichó por el Madrid. Esta temporada era una nueva oportunidad para el belga, al que Ancelotti confirmó que se quedaba en el equipo, que contaba con él y que iba a ser importante. Ya no le duele nada y su cabeza parece cada vez mejor. Sólo necesitaba encontrar un hueco y se lo dio la lesión de Benzema cuando nadie lo esperaba.

El francés sintió unas molestias en la rodilla derecha, puso un gesto de contrariedad y pidió el cambio. El sustituto podía ser Rodrygo, pero Ancelotti decidió que el problema podía ser una oportunidad y que Celtic Park sí que era un escenario de campanillas para que Hazard recuperase la memoria del futbolista que fue en el Chelsea.

Y el olfato del técnico, que últimamente lo acierta todo, no se equivocaba. El mediapunta además de la memoria recuperó la sonrisa y participó en los tres goles del Madrid. Participó en los tres tantos y se encargó de hacer el último, rompiendo esa sequía que empezó el 20 de enero cuando acertó en el Martínez Valero para darle el pase al Real Madrid en la prórroga. Ante el Celtic marcó el 0-3 y, antes, arrancó y abrió a la derecha en el preludio del tanto de Modric. Una pared con el pecho con Valverde fue el nacimiento de la jugada en la que Vinicius abrió el marcador. Estuvo en todas.

Era su tercer partido del curso después de aparecer tanto en Almería como en Vigo, donde Benzema le dejó lanzar un penalti para ver si encontraba ese punto de inflexión. Lo falló y no había vuelto a jugar desde entonces, hasta que Karim se resintió («no parece nada grave en principio», decía Ancelotti) y llegó su momento. «Quizá ese fallo del penalti en Vigo le tocó un poco, pero se trata de un jugadorazo», decía Courtois sobre su compatriota. «Nunca ha sido un problema de calidad. Han sido unas veces las lesiones y otras su estado físico. Ha entrado fenomenal y ojalá pueda seguir así», decía Kroos sobre el belga, que jugó de falso nueve y fue un nueve de verdad.