Cristiano, molesto, no hablará hasta final de temporada

Cristiano se convirtió ayer en el máximo goleador en competiciones europeas, pero no quiso hablar
Cristiano se convirtió ayer en el máximo goleador en competiciones europeas, pero no quiso hablar

A diferencia de Casillas, que sí se paró a hablar con la Prensa, como uno de los capitanes madridistas, para explicar el sentir del equipo tras el mal partido ante el Schalke, Cristiano pasó de largo en la zona mixta, con gesto serio, sin mirar hacia «el corral» de los periodistas, y sólo llegó a articular unas palabras cargadas de intención: «No voy a hablar hasta final de temporada».

Es el castigo generalizado del portugués a la Prensa, y por ende a la afición, molesto por los comentarios y lo publicado en torno a su fiesta de 30 cumpleaños tras la derrota por 4-0 en el Calderón.

De esta forma, el día que Cristiano Ronaldo se convirtió en el máximo goleador (78) en competiciones europeas, con su doblete al Schalke, y que fu él quien rescató al equipo con dos cabezas, optó por no hablar, precisamente en el momento más necesario: cuando el madridismo requiere de que los jugadores les tranquilicen y transmitan que van a ser capaces de salir de esta racha negativa. Pero eso no parece importar, sólo lo que no le ha gustado de su fiesta de cumpleaños hace ya un mes.