MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
09:10
Actualizado
  • 1

Dura travesía con tripulación incierta

El Sevilla recibe al Zalgiris Vilna, segundo y penúltimo obstáculo para entrar en un torneo en el que es pentacampeón

  • El entrenador del Sevilla, Pablo Machín, dirige unas palabras al equipo
    El entrenador del Sevilla, Pablo Machín, dirige unas palabras al equipo / Efe
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

08 de agosto de 2018. 19:12h

Comentada
Lucas Haurie.  Sevilla. 8/8/2018

ETIQUETAS

Ahora sí que se le ha empinado el calendario a un Sevilla al que no preocupa tanto los problemas que pueda causarle el Zalgiris de Vilna, su rival en la Q3 que esta noche (21:45 horas, con arbitraje del sueco Bojan Pandzic) se abre en el Sánchez Pizjuán, sino por la concatenación de esfuerzos cada tres días hasta la pausa del 3 de septiembre, cuando visite al Betis: Supercopa en Tánger, viaje a Lituania, apertura de la Liga, viaje a Chequia o Kazajistán, presentación liguera en casa, resolución del playoff europeo y derbi. El programa está ciertamente cargado y la actividad en los despachos, merced a una planificación parsimoniosa hasta la exasperación, será por fuerza frenética.

A Pablo Machín no le preocupa el Zalgiris, más allá del respeto que merece cualquier rival, porque el Sevilla nunca debe considerar peligroso a un equipo que padeció un calvario para eliminar a unos amateurs de Liechtenstein. Hizo ayer el técnico soriano el teatrillo de nombrar al ariete nigeriano Ogana y al mediapunta austriaco Simkovic como para demostrar había hecho sus deberes, pero sus afanes están en la confección de una plantilla a medio hacer a 72 horas de jugarse un título que será secundario, sí, pero resulta que los sevillistas pasaron 58 años sin tocar plata.

El domingo juegan los de Machín contra el Barcelona en una Tánger que, como todas las grandes ciudades marroquíes, está adquirida para la causa azulgrana. Por eso se hace más necesaria que nunca la presencia de aficionados sevillistas que equilibren con su aliento una grada que estará por completo desequilibrada. “No me siento con la autoridad de pedirle nada, como recién llegado, pero me encantaría tenerlos en Tánger porque lo que hacemos es por ellos, jugamos para ellos”, dijo el técnico después de recordar que “lo del domingo es una final”.

Dos nombres, más allá de los posibles refuerzos que podrían llenar una guía telefónica de las de antes, copaban ayer la actualidad sevillista y a ambos se refirió su (todavía) entrenador para expresar el deseo de que continúen a sus órdenes: Pablo Sarabia y Steven Nzonzi. El primero protagoniza una dura negociación para renovar un contrato con una cláusula de rescisión (18 millones) más que asequible para los tiburones del mercado. “Es un jugador importantísimo al que le viene fenomenal nuestro sistema. Será pronto capitán del Sevilla e internacional”, vaticinó Machín. El francés se incorporó ayer a los entrenamientos con inesperada mansedumbre, aunque intentará cambiar de aires antes de que acabe el mes: “No todos los equipos pueden contar con un campeón del mundo. Estoy deseando dirigirlo o alinearlo”. A ver si se deja.

- Alineaciones probables:

Sevilla: Sergio Rico; Mercado, Carriço, Sergi Gómez; Jesús Navas, Éver Banega, Mudo Vázquez, Escudero; Sarabia, Nolito; y Ben Yedder.

Zalgiris: Bartkus; Baravykas, Mbodj, Tomic, Slijngard; Mikoliunas, Manzorro, Blagojevic, Simkovic; Antal; y Ogana.

Árbitro: Bojan Pandzic (Suecia).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Hora: 21:45.

Últimas noticias