Real Madrid

El reducto de la Copa

Tras el nuevo desastre en Liga, el Madrid centra todos sus esfuerzos en dejar encarrilada la eliminatoria ante el Valencia. Regresa Cristiano

Entrenamiento en la víspera del Madrid-Valencia de Copa
Entrenamiento en la víspera del Madrid-Valencia de Copa

Es uno de los dos reductos que le quedan al Real Madrid. Lugar donde se conservan costumbres pasadas: ganar títulos. La Copa del Rey. Para la Liga de Campeones aún falta un mes. Y, mientras tanto, el equipo de Mourinho centra en el torneo del «KO» todos su esfuerzos después de los repetidos desastres encadenados en la Liga. El sábado, el último. Sin juego, sin autoridad, sólo un par de tiros a portería en 90 minutos, irreconocible como vigente campeón de la competición nacional y a una distancia insalvable del Barcelona, a quien meses atrás había sido capaz de bajar del pedestal y desbancarle hegemónicamente. Pero a estas alturas el Barça sigue siendo el mismo, o mejor, y el Real Madrid es otro, mucho peor.

Real Madrid y Valencia abren esta noche los cuartos de final de la Copa del Rey. Los madridistas centran la prioridad en resolver la eliminatoria en el Bernabéu o, al menos, llevar una buena renta a Mestalla. La prueba de que el equipo puede cuando la presión aprieta o se agotan las oportunidades fue el duelo de vuelta contra el Celta. Si Mourinho se queja de cierta motivación, hoy sobra. Si se falla, fallará el fútbol.

Los últimos buenos resultados han sido por obra y gracia de Cristiano Ronaldo. No estuvo en Pamplona y se notó. El resto del ataque parece falto de arrojo e ideas sin él en el campo. Pero Cristiano ha cumplido su partido de sanción, como Adán, y ambos están a disposición de Mourinho. Aunque en la portería, y pese al «confort» de Casillas, será éste quien adquiera la responsabilidad de un duelo con tintes de final. Al chico sería como echarlo a los leones y «cargárselo», si es que los designios del Madrid en Copa no alcanzan la tan ansiada semifinal con el Barcelona.

En defensa, no obstante, sigue Mourinho sin poder contar con su pareja de centrales más solvente. Sin los «jefes» Sergio Ramos y Pepe, Carvalho se perfila esta vez como titular, en detrimento de Albiol, y también Marcelo por Coentrao. Para el brasileño supone el regreso al césped desde que a mediados de octubre fuera operado tras sufrir, en un entrenamiento con la «canarinha», una fractura por estrés del quinto metatarsiano del pie derecho.

Pero en todo esto hay más especulaciones que nunca. Por tercera vez en este año, Mourinho mandó a un jugador, Di María, a la sala de prensa para hablar en la víspera de un partido. El técnico no se prestó a trasladar las inquietudes anímicas, técnicas o tácticas de su equipo ante el duelo copero.

El Valencia, sin Albelda

El Valencia, por su parte, después de duros momentos, está emergiendo a las órdenes de Ernesto Valverde. El gran ausente en sus filas esta noche en el Santiago Bernabéu será el capitán David Albelda, quien sostiene al equipo en el centro del campo. Sin embargo, el técnico maneja tres alternativas para la medular: Fernando Gago –el ex madridista vuelve a una convocatoria después de un mes de baja–, Tino Costa o Dani Parejo. No obstante, otro ex madridista más reciente, Sergio Canales, no está aún listo para reaparecer. «Tiene muchas ganas, pero no es lo mismo competir que entrenar, y también es un partido especialmente potente como para salir tras una lesión tan importante, además por duplicado. No le veo yo como para entrar», comentó Valverde.

Di María ataca a los árbitros

Nadie en el Real Madrid ha sido tan explícito con la crítica arbitral como ayer Di María. El argentino denunció un distinto rasero de los árbitros: «Últimamente, se están confundiendo con nosotros y pitando mal. Hubo expulsiones, cartulinas amarillas o jugadas en las que podían haber expulsado a rivales y no lo han hecho. A nosotros, por cualquier tontería nos expulsan». Pero fue más allá al afirmar que «hay fallos de los árbitros con el Madrid que no son errores». En lo personal, comentó que él se «siente bien» y que si ya no es titular es por una «decisión técnica», pero que si no está jugando al nivel de otras temporadas es porque no tiene «continuidad, lo que hace más difícil tener el ritmo de años anteriores».

«CR7» anuncia que acabará su contrato

Junio de 2015. Es la fecha hasta la que, por lo menos, Cristiano Ronaldo permanecerá unido al Real Madrid. Ayer lo anunció en una entrevista publicada en FIFA.com. «Tengo claro que quiero acabar mi contrato con el Real Madrid», confirmó. Eso sí, llegados a junio de 2015, Dios dirá. «Después, no sé qué va a pasar en el futuro», añadió. De esta manera, «CR7» ha decidido no tocar la deshojada margarita en que se había convertido su futuro «blanco», después de que a principio de temporada dijera que se sentía «triste».

Pero ya hace unas fechas que Ronaldo es otro. Ha recuperado su eficacia goleadora y no escatima responsabilidades como gran estrella que es tanto dentro como fuera del campo. Por eso, y para disolver la división entre la afición, Cristiano volvió a salir en defensa de su técnico: «Tengo claro que Mourinho siempre quiere lo mejor para el club, y lo va a defender a muerte, eso lo sabemos todos los que estamos a su lado, pero la opinión del público es respetable. En mi opinión, es el mejor entrenador del mundo, que lo ha ganado todo».

Con la Liga ya perdida, el «7» es consciente de que salvar la temporada pasa por ganar la Liga de Campeones, algo que –reconoce– les está generando mucha presión para el partido contra el Manchester United, una eliminatoria que evalúa al 50 por cierto, aunque tiene «mucha confianza» en superarla: «Eso crea una cierta ansiedad, que se siente en todo momento».

En cuanto a los premios individuales, Cristiano parece encajar mejor el infortunio de haber coincidido en el tiempo con Messi. Asegura que haber sido nominado para el Balón de Oro «ya es un honor» y que su segundo puesto le deja «muy contento». «Sólo puedo sentirme muy feliz por ello. Hay que tener la humildad de entender lo que te falta y seguir adelante. Durante toda mi carrera siempre he buscado aprender, evolucionar y ganar trofeos», concluyó.