Fútbol

Euro 2021 | El toque de Modric mete a Croacia en octavos y elimina a Escocia

Un toque con el exterior del madridista desnivela un partido en el que los balcánicos fueron mejores

El gol con el exterior de la bota de Modric que rompió el empate en el Croacia - Escocia
El gol con el exterior de la bota de Modric que rompió el empate en el Croacia - EscociaDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Hay una zona del pie que tendría que llamarse «la zona Modric». Es la parte exterior. Nadie la maneja como el centrocampista del Real Madrid. Con ella cambia el juego, da pases a sus compañeros o da «pases» a la red. Porque el remate que acabó en gol fue una caricia con la fuerza justa y la curva perfecta para alejarla del portero Marshall. Y fue también una liberación para Croacia, que en ese momento estaba eliminada, pero que estará en octavos de final. La subcampeona del mundo se agarra a los partidos y a los campeonatos con todo.

Contra Escocia fue mejor, pero también tuvo su momento de peligro. Porque si el fútbol es un estado de ánimo, el de los británicos en los últimos minutos del primer tiempo era de optimismo. Es lo que tiene un gol, porque sólo instantes antes parecían deprimidos. Empezaron fuertes, animados por el público de Glasgow, pero fueron sometidos después por el equipo balcánico, que encontró en Vlasic a su primer hombre gol y a mucho más. Se colaba en la mediapunta, recibía y se giraba y ya se había superado una línea defensiva escocesa. Entrando desde atrás encontró la red con un remate con la izquierda. Y Croacia parecía tenerlo todo controlado. Dominaba con Modric y Kovacic y no sufría, a la espera de que llegara el segudo. Pero su rival tampoco necesita elaborar demasiado. Con cuatro llegadas por las bandas se siente poderosa. Es un fútbol sencillo, pero eficaz: o centro directo al delantero para que la deje y se incorporen los medios, como en el tiro de Adams que se marchó fuera; o centros al área en busca de remates o de segundas jugadas, como en la opción de McGregor tras la llegada de Robertson que esta vez sí fue para adentro. Empataba el conjunto británico a poco del descanso y esos últimos minutos los vivió en oleadas en busca de la portería de Livakovic.

Era un partido con una curiosidad: el que ganara estaba clasificado para octavos, pero si empataban estaban los dos fuera, pasara lo que pasara en otros duelos. Y el marcador de la primera mitad era la autodestrucción de ambos. Hasta que Modric frotó esa parte exterior de su bota derecha. Ya lo había merecido antes Croacia, fuerte de nuevo al regresar del descanso y que con el tercer gol, de Perisic, incluso alcanzó el segundo puesto de su grupo. En ese último tanto el asistente fue el centrocampista del Real Madrid. Sacó el córner, pero con el interior del pie. Es que esa zona también la maneja...

Croacia: Livakovic; Juranovic, Lovren, Vida, Gvardiol (Barisic, 70′); Modric, Brozovic, Kovacic; Vlasic (Ivanusec, 76′), Perisic (Rebic, 81′); y Petkovic (Kramaric, 70′).

Escocia: Marshall; McTominay, Hanley (McKenna, 33′), Tierney; O’Donnell (Patterson, 84′), Armstrong (Fraser, 70′), McGregor, McGinn, Robertson; Dykes y Adams (Nisbet, 84′).

Goles: 1-0 (17′): Vlasic. 1-1 (42′): McGregor. 2-1 (62′): Modric. 3-1 (77′): Perisic.

Árbitro: Fernando Rapallini (Argentina). Amonestó con tarjeta amarilla a Lovren (min.26) en Croacia; y a McKenna (min.34) en Escocia.

Estadio: Hampden Park de Glasgow.