Fútbol

Ansu Fati: “Comunista”, “madridista” y “un gol contra la ultraderecha”

El delantero culé ha vuelto por la puerta grande y se ha convertido en la gran esperanza blaugrana. Un éxito que la izquierda atribuye al alcalde comunista de Marinaleda.

Ansu Fati con el mítico "10" a la espalda
Ansu Fati con el mítico "10" a la espaldaAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Ansu Fati se ha convertido por méritos propios en la esperanza blaugrana. 323 días después su lesión regresaba y lo hacía a lo grande, haciendo añicos el temido mantra lanzado por Gerard Piqué de “Es lo que hay”. Si notar el peso del “10″ de Messi en su espalda el joven prodigio español volvió a jugar y marcó este domingo en la recta final del duelo Barcelona vs Levante, en el Camp Nou en la séptima jornada, casi un año después de su fractura del menisco de la rodilla izquierda.

Heredero de Messi

Ansu jugó 14 minutos mágicos en su reaparición. No sólo hizo el gol. Casi provoca un penalti, forzó una falta y amenazó en el uno contra uno. La presencia del canterano con el «10» a la espalda y la diana que anotó se convirtieron en un bálsamo para los aficionados que vieron en él la cura a la herida causada por la marcha de Messi.

Pero además de ganas y calidad, el delantero culé tiene una historia cuanto menos curiosa. El “heredero” de Messi, nació en en octubre de 2002 en Guinea-Bissau, pasó por las Inferiores del Sevilla y llegó a La Masía a los 10 años. En su primer contrato, el club catalán le puso una cláusula de 400 millones de euros. Su salto al primer equipo no fue fácil: una sanción de la FIFA y dos lesiones frenaron en seco su prometedora carrera que ahora parece tener visos de continuidad.

Su infancia en un pueblo comunista

Su infancia vinculada a un pueblo que lleva el comunismo por bandera no ha pasado desapercibida y mucho se ha escrito sobre ella. Vivía en Herrera, una población de unos seis mil habitantes situada a una hora de Sevilla, y allí jugaba al fútbol en la Escuela Peloteros, donde le hicieron su primera ficha como jugador en diciembre de 2009. Su padre Bori, que había sido futbolista en su país, trabajaba en Marinaleda, un pueblo que forma parte de la Red de Municipios por la Tercera República y su alcalde desde 1979, Juan Manuel Sánchez Gordillo, se declara abiertamente comunista. Él mismo fue quien ayudó a los Fati a regularizar su situación y quien pagó los pasajes para que toda su familia pudiera viajar a Marinaleda. Desde entonces el jugador blaugrana mantiene una gran amistad con el polémico alcalde andaluz, lo que en su día generó un intenso debate en redes sociales.

El delantero alcanzó una gran notoriedad tras su debut con la selección española hace ahora poco más de un año. El 6 de septiembre de 2020, el extremo del FC Barcelona, en su primera llamada con La Roja y en el que fue su segundo partido, fue capaz de marcar un gol y convertirse en el jugador más joven de la historia nacional en hacerlo superando la marca de Juan Erraquín de 18 años y 344 días conseguida en 1925.

Histórico debut con España

Su histórico gol hicieron correr ríos de tinta no sólo por su calidad sino por su supuesto pasado madridista y, de nuevo, por su vinculación al pueblo comunista por excelencia.

Durante el 3-0 de España a Ucrania en la Liga de Naciones, el joven futbolista brindó una primera parte magistral, provocando el penalti del 1-0 y posteriormente entrando en los libros de historia con el tercer tanto tras un desborde en el área y un potente disparo con su pierna derecha lejos del alcance de Pyatov. Sin embargo, ni la brillantez de su juego ni su histórico gol coparon ese día las redes sociales. El pasado madridista del jugador culé cuando era solo un niño y su foto con la elástica del equipo merengue fueron los verdaderos protagonistas generando un gran revuelo y una agria discusión entre merengues y culés.

Las frases «Se nota que Ansu Fati es madridista desde pequeño», o “¡Gran madridista y futuro de la selección” publicadas por un usuario en Twitter acompañada por la famosa foto encendió la mecha que convirtió en viral un supuesto pasado madridista del jugador culé.

La camiseta del Real Madrid corresponde a la peña madridista Sextacampeones de Herrera. Cuando el Sevilla descubrió su fichaje por el Barça lo dejó sin jugar y esta peña madridista cuyo presidente era amigo de su padre le ofreció su equipo para que se mantuviese activo.

El futbolista lleva en la Masía desde los 10 años y la foto corresponde a un partido de fútbol sala disputado con nueve años pero el jugador nunca llegó a estar en las categorías inferiores del equipo blanco.

Un golazo por la escuadra a la ultraderecha

Pero esto no fue lo único que inundó la red del pajarito tras su brillante debut con el combinado de Luis Enrique. Su pasado “comunista” también alcanzó un gran protagonismo hasta el punto de que Izquierda Unida no dudó en utilizar su logro como herramienta de propaganda política y de ataque a la ultraderecha.

Ansu Fati es la nueva estrella del fútbol mundial gracias a Sánchez Gordillo”. Así de tajante se mostraba Izquierda Unida, formación que destacó que la irrupción del joven jugador no habría sido posible sin la intervención del Ayuntamiento de Marinaleda. En un tuit publicado por IU Andalucía acompañado por una fotografía del jugador junto al alcalde de esta localidad sevillana, Juan Manuel Sánchez Gordillo, la formación no dudaba en apuntarse el éxito del canterano blaugrana.

«Ansu Fati ha hecho historia con la Selección de fútbol, pero esto no sería posible si Marinaleda, gobernada por nuestro compañero Sánchez Gordillo, no le hubiese dado una oportunidad a su familia. Andalucía es tierra de acogida y lo de ayer, un golazo por la escuadra a la ultraderecha», afirmaban.

Ahora el jugador, de tan solo 18 años, ha vuelto al fútbol por la puerta grande y su futuro se vislumbra aún más apasionante que su pasado.