Fútbol

Barcelona-Olympique, mucho más que una final

El Barcelona busca su segundo título consecutivo y certificar que es el mejor equipo del mundo contra el rival que las venció en la primera final

Alexia Putellas en la final de Champions del año pasado
Alexia Putellas en la final de Champions del año pasado FOTO: TT NEWS AGENCY via REUTERS

De 2016 a 2020, el Olympique de Lyon ganó cinco Champions consecutivas, la penúltima a un Barcelona que estaba aprendiendo y que vivió en esa abultada derrota en la final (4-1) un cursillo rápido de lo que es jugar partidos importantes y hacerlo con personalidad. El año siguiente a esa final, las futbolistas del Olympique volvieron a ganar el último encuentro de la competición al Wolfsburgo, pero el siguiente curso, es decir, la pasada temporada, el Olympique ya no apareció en la final. Ahí estuvo otra vez el Barcelona, que era el mismo, pero no el mismo. Sus jugadores ya habían aprendido a competir y a dominar y daban el primer paso hacia un dominio que se tiene que certificar en el encuentro de hoy en Turín. Nueve futbolitas repiten de aquella final perdida y hasta seis o siete pueden ser titulares de nueva. Y esta vez van como favoritas, porque el Barcelona es un rodillo.

«Tenemos mucho respeto por el Barça, y creo que ellas nos respetan a nosotras. Nosotras tenemos que demostrar la calidad que tenemos en el campo», aseguraba ayer Ada Hegerberg, jugador del combinado francés. «Ya veremos en el partido si son favoritas. Estamos en la final con la sensación de no tener nada que perder. Nos sentimos preparadas física y mentalmente. Hemos tenido muy buenas actuaciones en las ultimas semanas», continuaba para animar a las suyas y que el Barcelona no parezca el coco que es.

El conjunto español ha ganado la Liga Iberdrola sin perder un solo punto, en una exhibición de poder y de ambición, como se vio en la última jugada del último encuentro contra el Atlético de Madrid. Iba ganando el Barcelona 2-1 cuando una futbolista rival se marchaba sola hacia la portería de Paños. El empate daba al Atlético el pase a la Champions y al Barcelona sólo le impedía acabar el curso con todos los puntos ganados. Pues la barcelonista Aitana Bonmatí no se lo pensó ni una vez: hizo la falta, fastidió al Atlético, metió en Champions al Real Madrid, pero consiguió el objetivo de que el Barcelona terminase la Liga con todos los puntos posibles.

No es sólo ganar: es la historia. Las de Alexia Putellas, la mujer que ha puesto el fútbol español en la cima quieren trascender: ganar su segunda Champions consecutiva y hacerla frente a la rivales que les dieron el primer sopapa, contra el equipo que hace muy poquito dominaba Europa con mano de hierro. Es una final para dejar al Olympique en el pasado.