Deportes

El Barcelona cierra la temporada con un amistoso en Australia por cinco millones de euros

Se enfrentará este miércoles a un combinado de jugadores de la Liga australiana en Sidney

Xavi Hernandez saluda a Dwight Yorke, entrenador del combinado australiano.
Xavi Hernandez saluda a Dwight Yorke, entrenador del combinado australiano. FOTO: Rick Rycroft AP

El Barcelona quiere despedir la temporada con buen sabor de boca, ofreciendo una buena imagen este miércoles (12:05, hora peninsular española), en el Accor Stadium de Sidney (Australia), donde se medirá a un combinado de jugadores de la A-League, la competición de este país. Xavi Hernández, técnico del conjunto azulgrana, resaltó este martes la importancia de mostrar el “mejor nivel” del equipo en este amistoso que cierra el curso y por el que el club catalán cobrará 5 millones de euros.

En la expedición azulgrana no figuran los lesionados Gerard Piqué, Eric Garcia, Pedri González, Nico González, Sergiño Dest y Sergi Roberto. Ni tampoco Riqui Puig y Óscar Mingueza, convocados por la selección catalana, y Martín Braithwaite, convocado por la danesa; Ferran Torres, al no tener la pauta completa de vacunación; y Neto Murara y Clément Lenglet, que no han viajado con permiso del club. Los futbolistas del filial Alejandro Balde, Álvaro Sanz, Arnau Tenas, Mika Mármol, Jandro Orellana y Antonio Aranda completan una convocatoria de 20 jugadores.

“Todos los partidos del Barcelona son serios. Cada minuto es un privilegio, es una gran oportunidad para los jugadores jóvenes y profesionales”, alertó Xavi en rueda de prensa, horas después de su llegada al país austral. Con el rostro con signos de cansancio tras el largo viaje, de más de 17.000 kilómetros, Xavi agradeció el apoyo de los seguidores que le recibieron a su llegada al aeropuerto, y espera que también acudan al entrenamiento programado para esta tarde.

“Es muy importante la imagen, no solo el resultado. Estamos aquí para representar al Barcelona y mostrar nuestro mejor nivel en Australia”, remarcó el preparador al incidir que el encuentro que se disputa mañana será el primero en la historia del conjunto azulgrana en la nación oceánica.

El objetivo, según el portero Marc-André ter Stegen es “hacer un buen partido” en el Accor Stadium de Sídney, con capacidad para 80.000 espectadores. “Todos nos vamos a divertir”, añadió.