Fútbol

El demoledor informe del Barça contra Piqué y su contrato de 142 millones: exigió cobrar más que Sergio Ramos

Salen a la luz los detalles del acuerdo que el jugador tuvo con el club azulgrana para la renovación de enero de 2018 y las modificaciones en plena pandemia. Además un informe interno le acusa de “causar un grave daño al club”

Gerard Pique
Gerard Pique FOTO: Joan Monfort AP

Tras su tumultuosa separación de Shakira y en plena negociación sobre las custodia de sus hijos, Gerard Piqué no gana para disgustos. El central vive sus días más complicados como futbolista del Barça. Ya no es titular y solo ha participado en dos partidos menores en la actual temporada: contra el Cádiz (el único de titular) y contra el Viktoria Plzen (salió desde el banquillo).

Desde el inicio de temporada, Gerard Piqué, una de las “vacas sagradas” del Barcelona, quedó notablemente relegado. Lleva seis partidos en el banquillo (incluido el del sábado ante el Elche) y participó en apenas dos (entró ante el Viktoria Plzen por la Champions League y sólo fue titular contra el Cádiz). Para el entrenador Xavi Hernández, hoy es el quinto zaguero, detrás de Christensen y Koundé (refuerzos), y de Eric García y Araujo. Piqué, de 35 años, decidió quedarse en el barça y plantar una batalla que evidentemente está perdiendo.

Pero por si esto fuera poco, las cifras reales de su contrato y un informe interno del FC Barcelona sobre sus negocios vuelven a colocar al capitán en la picota.

Gerard Piqué se convirtió en el central mejor pagado del mundo cuando firmó su contrato en enero de 2018, según desveló este miércoles el diario El Mundo. El defensa catalán y el FC Barcelona acordaron un salario de 142 millones de euros por cinco temporadas (desde la 2017/18 hasta la 21-22).

Además, según el citado medio, Piqué exigió cobrar más que Sergio Ramos, entonces jugador del Real Madrid. En ese momento, el jugador sevillano cobraba 12,5 millones netos, mientras que Piqué pasaría a tener un salario anual de unos 15 ‘kilos’ limpios (28,4 brutos).

En octubre de 2020, una semana antes de que Josep María Bartomeu dimitiera, Piqué fue uno de los cuatro jugadores, junto a Ter Stegen, Lenglet y De Jong, que aceptaron negociar sus condiciones, pero en realidad se trató de las extensiones de sus vínculos con el Barça a cambio de diferir el sueldo. Con los montos acordados, en el caso de Piqué, eran de 18 millones brutos en la temporada 2020/21, 27,7 en la 2021/22, 29,50 en la 2022/23 y 40,80 en la última, la 2023/24.

Un demoledor informe

Asimismo, según revela El Mundo, el FC Barcelona acusó a Gerard Piqué en un informe interno de ocasionar un “gravísimo perjuicio” al pedir interactuar a la entidad con sus negocios particulares. Los servicios jurídicos censuraron que el futbolista “antepusiera sus intereses a los del club”. En el citado informe se detalla el revuelo que causó en el club que Piqué fuera el productor del documental ‘La Decisión’, en el que Griezmann anunciaba que seguía una temporada más en el Atlético en lugar de fichar por el Barça aquel verano de 2018. En un informe interno, el Barça acusó a Piqué de ocasionar un “gravísimo perjuicio” al pedir interactuar a la entidad con sus negocios particulares. Los servicios jurídicos censuraron que el futbolista “faltara al respeto al club” y creara un “conflicto de intereses”. Fruto de esa conducta, el club se planteó sancionarle con “el 25% del salario de un mes, que podría ascender a más de 300.000 euros”. Sin embargo, fruto del poder que tenían entonces los jugadores, el castigo quedó en nada.