Francia obra el milagro (3-0)

El arquero de Ucrania Andriy Pyatov (i) rechaza ante Paul Pogba (d) de Francia
El arquero de Ucrania Andriy Pyatov (i) rechaza ante Paul Pogba (d) de Francia

A falta de un Sabino, Francia tuvo ayer a Sakho, un defensa, y se metió en el Mundial de Brasil en la última oportunidad. París vivió una noche épica de fútbol, donde sus futbolistas de clase derrocharon sudor y épica para hacer tres goles a Ucrania y remontar el descalabro del encuentro de ida. Era a vida o muerte y al conjunto de Deschamps, en el alambre, le salieron todas las ganas de vivir. Un defensa fue su héroe, lo que describe perfectamente cómo fue el partido, y el otro goleador resultó su delantero: Benzema, uno de los jugadores más criticados en la fase de clasificación por su falta de acierto, que en el encuentro de ayer hizo dos tantos. El primero, en posición legal, se lo anularon; el segundo, en un claro fuera de juego, se lo dieron como válido. Era el gol que igualaba la eliminatoria y sólo se había disputado media hora de partido.

Francia tuvo muy claro cómo había que afrontar el choque: desde la rabia y el orgullo, acompañado por un estadio a rebosar, con las banderas francesas empujando a sus jugadores. Ucrania desapareció, quizá confiada en el resultado, quizá superada por la presión, por el nombre del rival o por la responsabilidad de ganar, que no es nada fácil de llevar. Cada balón parado era un peligro para los visitantes. Siempre ganaban los franceses, que también se llevaban los rebotes. Ucrania se olvidó de la portería contraria hasta que tuvo dos goles en contra, acorralada por Francia. La renta de dos goles, desde el principio pareció corta. Su única posibilidad era llegar al descanso sin recibir un tanto. Y fue imposible. Los centrocampistas locales recuperaban más balones que nunca; la defensa reducía el campo y Valbuena, Benzema y Ribéry buscaban el área. Más que fútbol, hubo entusiasmo y cuando el madridista marcó el segundo, París soñó con el Mundial. Faltaba sólo un tanto y tenían 60 minutos, que desde su punto de vista, desde la remontada y viendo cómo estaba el rival, era todo el tiempo del mundo.

Bajó el ritmo Francia, precavida. Tras la furia, necesitaba protegerse, que un tanto en contra la echaba de Brasil. Tuvo una Ucrania, que Debuchy sacó bajo el larguero, pero firmó su muerte con la falta de Khacheridi a Ribéry en la segunda mitad. Fue la segunda amarilla, Ucrania se quedó con uno menos. Frente a la prisa de la primera mitad, Francia se lo tomó con calma. Puede que excesiva. Tuvo una oportunidad clara Benzema, pero al equipo le costaba mucho llegar. Aunque estaba cerca, aún le quedaba un paso. Sakho cazó un balón en el área y lo empujó. A mí Sabino, que los arrollo. Pero en francés.

FICHA TECNICA.

--RESULTADO: FRANCIA, 3 - UCRANIA, 0 (2-0, al descanso).

--ALINEACIONES.

FRANCIA: Lloris; Debuchy (Sagna, min.78), Varane, Sakho, Evra; Matuidi, Cabaye, Pogba; Valbuena, Ribery, Benzema (Giroud, min.82).

UCRANIA: Pyatov; Rakitskyi, Khacheridi, Shevchuk, Mandzyuk; Yarmolenko, Bezus (Gusev, min.64), Edmar, Rotan; Konoplyanka y Zozulya (Seleznov, min.71).

--GOLES:

1 - 0, min.22, Sakho.

2 - 0, min.34, Benzema.

3 - 0, min.72, Gusev, en propia meta.

--ARBITRO: Damir Skomina (SLO). Amonestó a Sakho (min.45), Evra (min.67) y Debuchy (min.69) en Francia; y a Rotan (min.7) y Mandzyuk (min.90) en Ucrania. Expulsó a Khacheridi por doble amonestación (min.45 y 47).

--ESTADIO: Saint-Denis.