Atlético de Madrid

La primera remontada

El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, durante la rueda de prensa
El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, durante la rueda de prensa

Casi un mes cumple el Atlético sin ganar cuando más falta le hace. Necesita remontar el 1-0 de la ida contra el Bayer Leverkusen, algo que nunca ha conseguido Diego Simeone desde que ocupa el banquillo del Atlético, pero no gana desde que se impuso al Almería (3-0) el pasado 23 de febrero. El argentino es especialista en torneos de eliminatorias. Con el Atlético ha ganado la Liga Europa, la Copa y ha sido finalista de la Liga de Campeones. Pero en ninguno de esos torneos tuvo que remontar ninguna eliminatoria. Lo más cerca que estuvo de tener que superar un resultado en contra es el empate a cero de la ida de las semifinales de la «Champions» del año pasado contra el Chelsea. El Atlético viajó a Londres con la necesidad de marcar, pero no estaba eliminado de salida, como le ocurre ahora. El resultado inicial le valía para forzar la prórroga y los penaltis.

«Tenemos que salir a ganar, a marcar el primer gol, tenemos que dar nuestra mejor versión», advierte Mario Suárez. «Sabemos lo que tenemos que hacer, que es mostrar nuestras señas de identidad, ser competitivos, ser intensos, no dar un balón por perdido», añade.

Para clasificarse, el Atlético tiene que marcar, algo que le cuesta mucho últimamente. No ha marcado en tres de los últimos cuatro partidos, en los que ha conseguido tres empates –en Liga, contra el Sevilla, el Valencia y el Espanyol– y una derrota, en la ida de la Liga de Campeones contra el Leverkusen. «Contra el Valencia no marcamos por falta de precisión. Contra el Espanyol, su portero fue figura. El fútbol, como la vida, es cuestión de momentos», reflexiona Simeone. «No hay que dejar de trabajar, tener la cabeza fría, paciencia, creer en lo que se hace y tener estrategia», agrega. «No estamos preocupados, todos nuestros delanteros son internacionales. Seguro que nos van a dar algún golito que nos servirá para conseguir nuestro objetivo», dice Mario Suárez.

No han tenido suerte los rojiblancos desde que les entrena Simeone cuando la eliminatoria se les tuerce en el primer partido. En 2013, cuando defendían el título, cayeron eliminados de la Liga Europa en dieciseisavos de final contra el Rubin Kazan. Fue un suicidio de Simeone, que en la penúltima jugada mandó a Sergio Asenjo a rematar un córner. En el contragolpe marcó Orbaiz para los rusos y al Atlético le resultó insuficiente el gol de Falcao en la vuelta.

Algo similar le ha sucedido en la Copa en las dos últimas temporadas. El curso pasado no pudo sobreponerse al 3-0 del Real Madrid en la ida de las semifinales. Tampoco esta temporada al 1-0 del Barcelona en cuartos.

«Tenemos que salir rápido a partir de la pérdida de pelota de ellos. El Bayer juega muy bien esa segunda pelota. En la ida nos cortaron el juego en la salida y no supimos superar esa presión y hacer el juego partido que nos pedía el partido», analiza el Cholo. «Ellos son un equipo muy vertical, muy directo y con mucha velocidad, y en la ida nos plantearon situaciones que no supimos resolver». Al argentino le preocupa más marcar que no recibir goles. «Si no encajamos y tampoco marcamos, no es bueno. El objetivo es ganar el partido», asegura.

Para conseguir la remontada, Simeone recurre a «jugar al fútbol» y al apoyo de la afición. «Espero y deseo que no haya ni un minuto de silencio en el estadio», dice el Cholo. El Calderón ya calienta la garganta.