MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
08:00
Actualizado

Los berlineses trasladan sus sofás al estadio para seguir el Mundial

  • Estadio del Unión Berlin repleto de sofás
    Estadio del Unión Berlin repleto de sofás
  • Los berlineses trasladan sus sofás   al estadio para seguir el Mundial
  • Los berlineses trasladan sus sofás   al estadio para seguir el Mundial

Tiempo de lectura 2 min.

16 de junio de 2014. 17:57h

Comentada
16/6/2014

Mientras otros se amontonan en bares o se apretujan en torno al televisor de casa, los berlineses pueden seguir el Mundial de fútbol desde la comodidad de su propio sofá en un salón del tamaño de un estadio con una pantalla gigante de 700 pulgadas.

El equipo de fútbol Union Berlin, que juega en la segunda división alemana, ha convertido su estadio en un enorme "salón del Mundial", permitiendo a sus seguidores llevarse su propio sofá al césped para ver los partidos gratis.

Se espera que al menos 12.000 personas vean este lunes el primer partido de Alemania en el Grupo G ante Portugal, en más de 850 sofás. El estadio 'an der Alten Foersterei' dispondrá de los refrigerios habituales, como salchichas y cerveza, e incluirá elementos propios de una vivienda como una mesa de café y una lámpara para cada sofá.

Completando el ambiente acogedor se ha instalado un gran mural en torno a la pantalla cubierta con papel pintado que recuerda a los empleados en la Alemania Oriental en la década de 1970. Gerald Ponesky, organizador del "salón", dijo que se había inspirado cuando escuchó que la afición cantaba que el estadio era "su salón, su casa".

"Surgió la idea", dijo Ponesky. Algunos han hecho grandes esfuerzos para llevar sus "asientos" al campo. Sascha Alexander, de 32 años, dijo que después de reservar su espacio en el estadio había comprado dos sofás en eBay, alquiló una furgoneta y condujo a través de la ciudad para dejarlos allí.

"Vivimos en un gran piso compartido y no queríamos ver el partido en casa", dijo antes de ver con unos amigos la victoria de Suiza por 2-1 ante Ecuador el domingo. "Encontramos que la idea de un gran salón es graciosa", agregó.

Colocados en filas perfectamente organizadas, los aficionados se reclinaron en sus sofás y colocaron los pies sobre las mesas. Ponesky dijo que algunos se sentían tan como en casa que iban incluso en batas de baño. "Ver el partido en una pantalla gigante desde tu sofá en un estadio es simplemente genial", dijo Dale Bradbury, un inglés de 26 años que ahora vive en Berlín.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs