Fútbol

Mundial de Qatar 2022: Busquets, ante la posibilidad de ser único

El capitán, que juega su cuarto Mundial, puede ser el único jugador español que gane dos

Sergio Busquets, durante la conferencia de prensa
Sergio Busquets, durante la conferencia de prensa FOTO: Julio Cortez AP

Sergio Busquets es el único superviviente del equipo campeón del mundo en 2010. Y eso le convierte en el único jugador español que está en condiciones de ganar dos Mundiales.

«Lo he pensado», admite, «pero cuando eche el balón a rodar habrá otras cosas mucho más importantes, pero por qué no cuando vayan pasando los partidos intentar repetirlo y ser el último», reconoce. «Vamos paso a paso, pero ojalá. Es una ilusión y un sueño poder estar en esa circunstancia y que pueda suceder», añade.

Para Busquets este Mundial es diferente, no solo porque ya es el cuarto sino porque ahora es uno de los veteranos, el capitán, y lo más probable es que sea el último a pesar de la insistencia del seleccionador para que aguante hasta el siguiente.

«Lo afronto con muchísima ilusión independientemente de que sea el cuarto Mundial. Tenemos que prepararnos de la mejor manera. Sabemos lo que tenemos que hacer, lo que el seleccionador quiere y somos una selección muy difícil de batir. Llevamos mucho tiempo trabajando juntos y esa es nuestra fuerza. Porque sea el cuarto no voy a tomar una decisión ni antes ni después. He venido a disfrutar y que sea lo que tenga que ser, pero está más cerca de ser el último», reconoce.

Busquets echa la vista atrás y rebusca en su memoria los detalles de su primer Mundial, el de Sudáfrica en el que España fue campeona del mundo. «Recuerdo muchísima ilusión, más nervios, aunque ya jugaba en mi club habitualmente y había disputado competiciones importantes. El Mundial no deja de ser la competición más grande que hay y se te escapa todo tan joven y con menos experiencia. Tenemos que ser fieles a nuestro estilo y a lo que estamos haciendo en este tiempo que estamos con el entrenador», rememora el capitán de España.

Ahora es él el que tiene que cuidar de sus jóvenes compañeros. «Somos un grupo con grandes jugadores. Intento ayudarles, darles consejos, pero cada uno tendrá que ajustarse a estar en el mejor momento de emociones», advierte. «Es otro tipo de papel al que venido afrontando en los últimos Mundiales. Intento ayudar a todo el mundo, ahora con más experiencia. Intento ser ejemplo, intentar ayudar a todo el mundo para que se sienta útil e importante», asume el capitán español antes de enfrentarse al reto de ser el único español que puede ganar dos Mundiales.