Fútbol

La eterna normalidad del Real Madrid en Champions

El mundo ha superado la pandemia, las gradas vuelven a estar llenas y sin mascarillas, pero el Madrid sigue como siempre en su competición, llegando a semifinales y más allá

Los futbolistas del Real Madrid celebran la clasificación para las semifinales de la Champions League
Los futbolistas del Real Madrid celebran la clasificación para las semifinales de la Champions League FOTO: Jesœs G. Feria La Razon

La última vez que el Manchester City jugó en el Bernabéu el mundo era normal. O eso creíamos. Fue en los últimos días de febrero de 2020 y se suponía que no pasaba nada. Casi nadie había oído hablar en la vida de unos virus que tenían corona y por eso se llamaban coronavirus. La gente llenaba los estadios, se apiñaba en el autobús camino de ellos sin mascarilla y los expertos decían que si acaso llegaba ese bichito, contagiaría a un puñado de personas que pasarían la enfermedad sin síntomas. Dos semanas después de aquel partido, la ida de los octavos de final de la Champions –perdió el Real Madrid por 1-2–, el mundo se cerró de golpe, empezamos a hacer sentadillas en el salón de casa, a tomar las cervezas viendo a los amigos en la pantalla del ordenador y a salir a comprar con tanto miedo como si en vez de ir a por fruta fuésemos a robar el Banco de España sin la ayuda del Profesor.

La vuelta de aquella eliminatoria se jugó en agosto, seis meses después de la ida, sin público en el Etihad y con Varane todavía en el Real Madrid, pero regalando dos goles como si ya jugase para un equipo de Mánchester. Entonces era imposible imaginar esa normalidad que ahora se empieza a alcanzar, otra vez con las gradas llenas, sin mascarillas y pudiendo ir a la compra sin temor a contagiarte por rozar la báscula en la que se pesa el calabacín.

Para el Real Madrid, la normalidad es estar en las semifinales, o más allá, de la Copa de Europa, incluso cuando parece imposible, como en el minuto 59 del partido ante el PSG en el Bernabéu, o en el 79 de la visita del Chelsea a Chamartín. En esos momentos los blancos estaban eliminados y jugando peor que su rival, pero hoy viajan a Mánchester para visitar al City. Otro rival poderosísimo, pero es la Champions y es el Real Madrid...