MENÚ
martes 20 agosto 2019
19:50
Actualizado

Joao Félix, la ilusión del Metropolitano

El joven portugués es el fichaje atlético más ilusionante de este siglo. El delantero ha encandilado en los partidos amistosos con sus exhibiciones ante el Madrid y la Juventus.

  • Joao Félix, la ilusión del Metropolitano

Tiempo de lectura 8 min.

16 de agosto de 2019. 05:40h

Comentada
Gabriel Álvarez.  16/8/2019

Fernando Torres colgará este año las botas para siempre. El «Niño» levantó a un equipo que había tocado fondo en Segunda División y con el dinero de su venta al Liverpool se cimentó un proyecto que ha devuelto al Atlético a ser un grande de Europa. Muchos jugadores han pasado por la delantera rojiblanca desde entonces: Kun Agüero, Forlán, Falcao, Diego Costa, Griezmann o el propio Torres, pero ningún de ellos levantó tantas expectativas como las que ha suscitado Joao Felix, otro niño que quiere liderar a un equipo campeón.

El fichaje más caro de la historia del club, 126 millones de euros, irrumpió en el fútbol europeo en la segunda mitad de la pasada temporada. El Benfica lo había pulido desde los 15 años, edad a la que llegó con una calidad sin límites y un físico por debajo del de sus compañeros. Sin embargo, en el Seixal, Joao Felix siempre jugaba en categorías superiores a la que le correspondía y en todas era decisivo.

En Lisboa decidieron a mitad de temporada que tenía que ser un jugador importante. El club estaba a siete puntos del Oporto y todavía vivo en la Liga Europa. A Joao Felix no le pesó la responsabilidad, anotó 15 goles y dio 9 asistencias en la competición para ayudar a su equipo a levantar una nueva Liga. En Europa dejó una de las mejores actuaciones de la pasada temporada con un «hat-trick» ante el Eintracht de Frankfurt, aunque no fue suficiente para lograr el pase a semifinales.

Debutó con su selección ante Suiza en la Liga de Naciones e incluyó un trofeo internacional a su palmarés, aunque no participó en la final.

Todos los grandes de Europa se interesaron por la nueva perla de la cantera del Benfica, que se remitía a su cláusula de 120 millones. Parecía mucho dinero para un jugador tan joven y con tan sólo seis meses al más alto nivel, pero en el Metropolitano no se lo pensaron y depositaron el dinero requerido.

Griezmann había dejado el club por la puerta de atrás. A pesar de que había sido la referencia en la delantera rojiblanca durante los últimos cinco años, su relación con la afición nunca llegó a ser la de un ídolo. De igual forma, el liderazgo dentro de la plantilla corría a cargo de otros jugadores, como Godín, Koke o Juanfran.

Con Joao Felix es todo lo contrario. Desde el primer partido en el club, ante el Numancia, en el que acabó lesionado, su actitud y forma de ser ha encajado a la perfección con la afición atlética. En apenas un mes ha disipado todas las dudas. Es la sensación de esta pretemporada y ya nadie duda de que por 126 millones ha podido salir hasta barato.

Su flechazo con la afición se produjo en el histórico 7-3 que endosó el Atlético al Real Madrid en Nueva Jersey. En el primer minuto ya había dado una asistencia de gol a Diego Costa y antes de que se cumpliera el diez, había anotado su primer gol como rojiblanco. Desde entonces ha seguido mejorando y adaptándose al equipo día a día. Contra la selección de la MLS dejó un gol para el recuerdo, pero contra la Juventus fue un paso más adelante con dos tantos de nueve puro.

Pero si algo ilusiona en el Atlético es que Joao Felix es mucho más que un delantero centro. No ha tenido problemas en adaptarse a las exigencias defensivas del Cholo, es el primero en presionar y tapar espacios, y hace mejores a sus compañeros.

Ha mostrado entendimiento con todos los jugadores de ataque: Diego Costa, Koke, Morata, Saúl, Correa... e incluso parece que era la pieza que le faltaba al equipo para que Vitolo y Lemar también encajaran.

Con los recién llegados, como él, también ha encontrado buena sintonía. La conexión con Trippier puede ser una de las armas secretas de este año, ya que, a pesar de su físico, Joao Felix es un excelente rematador de cabeza.

Nunca un jugador de ataque se había adaptado con tanta rapidez a un juego tan especial como el que exige el Cholo. El técnico argentino, a pesar de que desde Portugal afirman que donde mejor rinde es de falso nueve, ha optado por poner al delantero de Viseu por la derecha, y en cuatro partidos ya ha demostrado que se encuentra bien en cualquier lugar del campo.

Comienza una nueva era en el Metropolitano, una era en la que de nuevo un niño liderará al Atlético. Los responsables del club, el entrenador, el vestuario, los compañeros en el ataque y la afición están cautivados por Joao Felix, el fichaje más caro de esta temporada en España.

El «cholismo» se reinventa

El Atlético de Madrid terminaba la temporada pasada con la difícil tarea de renovar un equipo que había marcado una época en el club. Diego Godín, Juanfran y Filipe Luis se despedían del Metropolitano después de años de éxitos deportivos y sintonía con la afición, primero en el Calderón y luego en el Metropolitano. Además, uno de los fichajes más ilusionantes del año pasado, Rodri, se fue a comienzo de verano al Manchester City y Antoine Griezmann se marchaba rumbo a Barcelona un año después de haber declarado su amor al club rojiblanco.

Sin embargo, dos meses después, la plantilla del conjunto colchonero es más completa de lo que era el año pasado y mucho más equilibrada. La reconstrucción del equipo, que se ha cimentado en los 270 millones que han dejado Lucas, Rodri y Griezmann ha comenzado con la línea defensiva.

Con la salida de los tres históricos zagueros, Giménez ha cogido el testigo de su compatriota charrúa como líder de la defensa.A su lado se alternarán Mario Hermoso, central elegante y con una buena salida de balón, y el brasileño Felipe, un jugador más parecido a Godín y que será necesario en los partidos en los que el Atlético no lleve la iniciativa.

El puesto de lateral también ha sido cubierto. Tras una temporada en la que Santiago Arias, mejor jugador de la Eredivise hace dos años, no terminó de cuajar, han llegado dos laterales de mucho nivel y muy diferentes entre sí. Renan Lodi llega procedente del Atlético Paranaense. Con sólo 21 años tiene mucho margen de mejora, sobre todo a nivel defensivo y mas aún si hablamos de un equipo del Cholo, pero se adapta perfectamente a la idea de juego del entrenador argentino. Por el lado derecho el teórico titular es Kieran Trippier. Además de ser un excelente defensor, el internacional inglés suma a sus cualidades un gran golpeo a balón parado, un arma que ha perdido peso en el Atlético y que se quiere recuperar con el británico.

En el centro del campo, Marcos Llorente y Héctor Herrera llegan para sustituir a Rodri. Acompañarán a Koke y a Saúl en una medular que aúna trabajo con calidad.

Arriba la llegada del portugués Joao Felix ha liberado a todos sus compañeros. Lemar, sin la presión de ser el fichaje más caro del club, cuenta con más espacios por la izquierda y el joven talento luso ha demostrado que se entiende a la perfección con Costa y con Morata. Al igual que ocurre con Lemar, otro de los que parece que ha vuelto a encontrar su nivel es Vitolo, un atacante que disfruta con el juego de asociación.

El equipo tendrá que adaptarse al estilo de presión constante y muy arriba de su entrenador, pero con estos jugadores el Atlético alternará partidos de «cholismo» puro, con otros en los que lleve el control del juego. Este Atlético puede jugar a muchas cosas y, a día de hoy, es aspirante a todo como ya ha demostrado en pretemporada.

Últimas noticias