Deportes

La prensa inglesa caza a Gerard Piqué con una nueva mujer

Piqué podría tener nueva novia.

Gerard Piqué con el Barcelona.
Gerard Piqué con el Barcelona. FOTO: Joan Monfort AP

La separación de Shakira y el central del Barcelona y presidente del Andorra sigue dando lugar a multitud de noticias. Y es que Gerard Piqué ha sido cazado con otra mujer según la prensa inglesa.

The Sun ha desvelado que dicha chica es Clara Chia Martí, tiene 23 años, estudia relaciones públicas y trabaja como camarera en Kosmos, la empresa del futbolista. Tanto ella como Gerard Piqué han tratado de mantener su relación en secreto. Clara Chia Martí, incluso, ha borrado sus fotografías y sus perfiles en redes sociales.

Aún así la prensa inglesa ha sido capaz de seguirles la pista. Según se puede leer en The Sun: “La gente les ha ayudando a mantener el romance en secreto y ha borrado las cuentas de las redes sociales de Clara para que la gente no pueda encontrar fotos de ella”.

Gerard y Clara se han estado viendo durante meses. Ella es una estudiante que también trabaja para él en su oficina, organizando eventos”, añadía sobre la que podría ser la nueva novia de Piqué.

La renovación de Piqué con el Barcelona está siendo investigada

El Barcelona ve indicios de delito en las renovaciones de Frenkie de Jong, Clement Lenglet, Marc-André ter Stegen y Gerard Piqué que Josep Maria Bartomeu hizo una semana antes dimitir como presidente del Barcelona.

El 20 de octubre de 2020, Bartomeu renovó a Piqué hasta 2024, a Ter Stegen hasta 2025 y a Lenglet y De Jong hasta 2026. Los cuatros futbolistas implicados aceptaron rebajarse el suelo esa temporada 2020-2021, a cambio de renovar al alza sus respectivos contratos.

Según la junta directiva anterior, estas cuatro renovaciones supusieron un ahorro salarial de entre 16 y 18 millones de euros, unos 30 millones contando amortizaciones.

Sin embargo, el Barcelona estima que esas fichas “absolutamente desorbitadas y fuera de mercado” que estos cuatros jugadores pasaron a cobrar con la ampliación contractual suponen un sobrecoste salarial para las arcas del club de 311 millones de euros.

El objetivo de la entidad azulgrana es que estos contratos queden sin efecto y que los jugadores acepten las condiciones en las que estaban antes de firmar estas renovaciones ya que, según sus servicios jurídicos, ve en esa ampliaciones contractuales indicios de un delito de administración desleal de la anterior junta directiva.