Los médicos de Schumacher evalúan los riesgos de sacarlo del coma

El estado de salud del piloto alemán Michael Schumacher es «estable» casi tres semanas después de sufrir un grave accidente de esquí en los Alpes franceses que obligó a los médicos a mantenerle en coma inducido.

Los médicos del hospital francés de Grenoble, en el sureste de Francia, donde se encuentra ingresado desde hace 19 días el expiloto de Formula 1 Michael Schumacher, están estudiando los riegos y beneficios qué provocaría sacar al alemán del coma inducido, según informan varios medios germanos.

Por un lado, temen que el heptacampeón mundial sufra complicaciones innecesarias, como infecciones y nuevas hemorragias, mientras que por otro, según argumenta al diario germano 'Bild Heinz' Peter Moecke, el jefe de urgencias de la clínica Asklepios de Hamburgo (Alemania), "cuanto antes termine un coma inducido, antes se recuperarán las funciones normales del cuerpo, como la respiración".

"La familia de Michael tiene total confianza en el equipo médico y está muy satisfecha con su trabajo", agregó en un comunicado la portavoz del heptacampeón del mundo de Fórmula Uno, que el pasado día 3 cumplió 45 años ingresado en un hospital de Grenoble, en el este de Francia

Schumacher, amante de los deportes de riego, ya ha sido operado en estos 19 días por los médicos del hospital de Grenoble para comprobar los daños que sufrió su cerebro, según publica el periódico suizo 'Zurich Tagesanzeiger'.