MENÚ
lunes 19 agosto 2019
13:33
Actualizado

Los Toyota mandan en Le Mans

Alonso y sus compañeros Buemi y Nakajima arrancarán segundos justo por detrás de sus máximos rivales, también del equipo japonés, Conway, López y Kobayashi. El asturiano puede proclamarse campeón del mundo de resistencia.

  • Los Toyota mandan en Le Mans
Le Mans (Francia).

Tiempo de lectura 2 min.

14 de junio de 2019. 00:01h

Comentada
Fran Castro Le Mans (Francia). 13/6/2019

ETIQUETAS

El piloto asturiano Fernando Alonso y sus compañeros Sebastian Buemi y Kazuki Nakajima arrancarán desde la segunda plaza en la edición 2019 de las 24 horas de Le Mans, justo por detrás de sus compañeros y máximos rivales que conducen la otra unidad de Toyota, Conway, López y Kobayashi. El coche del español terminó a sólo cuatro décimas, aunque en este sentido, las sesiones de clasificación se dedican más a la puesta a punto del coche que a la búsqueda constante de un buen tiempo. La prueba será un mano a mano entre ambos Toyota.

Alonso y sus compañeros son líderes del mundial y las combinaciones para ser campeones son bien sencillas. A sus rivales sólo les vale ganar la prueba y en caso de que lo hicieran, un séptimo puesto bastaría al español para conquistar la corona. La carrera empezará el sábado a las tres de la tarde y terminará 24 horas después. El asturiano, junto a Buemi y Nakajima, puede proclamarse campeón del mundo de resistencia. Lo tiene todo a favor: “Ser campeón del mundo el domingo por la noche es lo más importante, pero aquí siempre está la sombra de no poder acabarlas. Ésa es la gran diferencia con el año pasado, pero las sensaciones son muy parecidas, sintiendo la gran tradición de esta carrera, que es un evento muy grande en el mundo del motor", explicó.

24 horas y sólo 20 minutos para dormir

La posibilidad de dormir durante los relevos de sus compañero afirmó que “el año pasado, para decir la verdad creo que debí de dormir 20 minutos o 30; pero con un ojo medio abierto, para seguir la carrera", añadió.

Sobre el planteamiento de la carrera afirmó que "el premio final puede seguir aún más grande este año, si podemos ganar el Mundial. En la carrera prefiero ir tranquilo; aquí el riesgo es el tráfico. Pero una cosa es no tomar riesgos y otra renunciar a ganar de nuevo las 24 Horas de Le Mans. Creo que lo más significativo aquí va a ser el tráfico y cómo gestionar este riesgo durante la carrera; porque si el año pasado cuando había que recuperar dos minutos y medio el riesgo era cien; y dar una vuelta tranquilamente el riesgo es cero; hay que saber si queremos hacer un riesgo 50, 70 o 35", comentó.

Los pilotos doblados juegan un papel crucial en esta prueba y la gestión del tráfico es fundamental, sobre todo de noche. “El ajustar esto cuando llevas 16 horas ya de carrera, cuando estás cansado, cuando vas sin dormir... es complicado. Luego, además, los rivales van cambiando. Algunas veces en un coche va un profesional; y, a la siguiente, el mismo coche que tienes cierta referencia de dónde pasarle se acaba de subir un señor que es 'amateur', que es la primera vez que está en Le Mans; y te sorprenden algunos de sus movimientos", señaló.Sobre la posibilidad de atacar o no, Alonso y sus compañeros deberán esperar, sin embargo, el asturiano señaló un momento clave en caso de pasar “a la acción”: "Cuando llegue la noche y el frío aquí intentaremos apretar un poco más", terminó.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs